Información

¿Qué especie de mariposa / polilla es esta, por favor?

¿Qué especie de mariposa / polilla es esta, por favor?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

¿Qué especie es esta por favor?

Es realmente diminuto. Esa es una hoja de orégano.

Ubicación: Reino Unido


Polilla de la menta. Solo podemos ver las alas delanteras en esta foto. Una sola mancha de oro es el regalo.


Baker: buscando una línea divisoria entre mariposas y polillas

CERRAR

Ken Baker y Cocoa (Foto: Enviada)

“Joven mujer nueva en la ciudad busca un chico de alto vuelo para pasar un buen rato. Si está interesado, y sé que lo está, simplemente siga el rastro del perfume hasta mí, la femelle du papillon de la nuit.”

Se trata de una polilla hembra, recién emergida de su capullo, que anuncia su disponibilidad para aparearse secretando un flujo constante de diminutas moléculas de feromonas sexuales en el aire circundante.

Todo suena mejor en francés.

Le papillon de la nuit, mariposa de la noche, es una frase hermosa para la criatura generalmente (pero no siempre) monótona que conocemos como la polilla. Por otro lado, podríamos referirnos correctamente a una mariposa como une phalène du jour, una polilla del día.


Registros y distribución de especies del condado de mariposas y polillas de Oklahoma

John Nelson, profesor emérito de biología en ORU, ha estado trabajando en la distribución de las mariposas y polillas de Oklahoma durante más de 35 años, a través de sus propias encuestas y el seguimiento de los registros de otros. Estas listas de verificación del condado son el resultado de ese trabajo por el cual estamos muy agradecidos con John. John Fisher recopiló los registros en las tablas de la lista de verificación del condado.

Como Coordinador de Oklahoma para la Sociedad de Lepidopteristas, el Dr. Nelson envía registros nuevos y otros registros importantes a la Sociedad para su inclusión en su informe y base de datos de resumen de temporada anual. Estos registros y los de otros estados se utilizan para actualizar los mapas de distribución en el sitio del Centro de Investigación de Vida Silvestre de Northern Prairie cuando hay fondos disponibles.

¿Por qué debo informar los registros del condado?

Dado que muchas especies solo vuelan durante unas pocas semanas al año, es posible que no se conozca una especie de un condado en particular simplemente porque nadie estaba en el lugar y el momento adecuados para verla. Por ejemplo, la racha de pelo de enebro 'oliva', Callophrys gryneus gryneus, se documentó por primera vez en el condado de Osage en junio de 2002 y en los condados de Tulsa, Pawnee, Creek y Washington en abril de 2004. ¿Significa esto que el 'Olive' Juniper Hairstreak es un inmigrante reciente en estos condados? Tal vez tal vez no. Significa que nadie ha visto, documentado y reportado antes la racha de pelo de enebro 'Olive' de estos condados. Desde el cedro rojo del este, la planta huésped de Juniper Hairstreak es muy común en estos condados, el hairstreak probablemente ha estado allí todo el tiempo, pero simplemente no lo sabíamos.

Los registros de distribución del condado como estos y los datos detrás de ellos son la base para los mapas de rango que se encuentran en línea y en las guías de campo. Cuanto más completa sea nuestra información, más precisos serán esos mapas. Muchos de estos mapas en nuestras guías de campo se basan en datos interpolados de solo unos pocos registros muy espaciados. Al informar dónde se encuentra o no una especie, podemos aumentar la precisión de estos mapas. Estos datos también sirven para ayudar a determinar qué especies necesitan protección debido a su rareza o vulnerabilidad.


Nuevos conocimientos sobre la evolución de la visión de las mariposas y las polillas

Las preguntas basadas en la historia natural combinadas con nuevos datos moleculares a menudo conducen a nuevos conocimientos sobre la evolución. La comparación de los genes visuales de las mariposas y las polillas entre las especies que vuelan diurnas y nocturnas reveló que las especies que vuelan diurnas tenían más duplicaciones y tasas más rápidas de evolución de opsina.

Cuota

Copia el enlace

Las mariposas y las polillas son infinitamente fascinantes, con sus colores, formas y patrones brillantes y llamativos. Aunque las mariposas captan nuestra atención, tomando el sol y revoloteando entre las flores, a menudo ignoramos a sus contrapartes nocturnas, las polillas. Las polillas pueden ser igualmente, si no más, coloridas y visualmente llamativas, y a menudo son más fáciles de encontrar de manera confiable ya que la mayoría se sienten atraídas por la luz ultravioleta (UV) (Fig. 1). También constituyen casi el 75% de todas las especies de lepidópteros y son importantes polinizadores nocturnos. Las mariposas y las polillas juntas constituyen el orden de insectos llamados Lepidoptera, que reciben su nombre por las escamas de sus alas, del griego " lepis "Para escala y" ptera ”Para alas.

Figura 1: Trampa de luz para polillas en Eaglenest Wildlife Sanctuary, NE Himalaya, India. Derechos de autor de la imagen Sanjay Sondhi

Las mariposas son principalmente activas durante el día (diurnas) y las polillas son principalmente activas durante la noche (nocturnas), pero hay muchas excepciones a esta regla, con algunas polillas que vuelan durante el día e incluso algunas mariposas que vuelan por la noche (Fig.2). De hecho, un estudio reciente [1] mostró que los patrones de actividad cambiaron al menos 100 veces diferentes a lo largo del curso de la evolución de las mariposas y las polillas. Esto me hizo preguntarme, ¿por qué la mayoría de las polillas vuelan de noche? ¿Qué llevó a algunas especies a cambiar a volar durante el día y cómo se adaptaron sus sistemas visuales a entornos de luz más brillante? Estas preguntas parecían más difíciles de responder definitivamente. Claro, uno podría proponer explicaciones, pero fundamentalmente serían difíciles de probar ya que requerían mirar hacia el pasado.

Figura 2: Arriba: Polilla diurna (vuelo diurno): Disphania palmyra (izquierda), polilla nocturna (vuelo nocturno): polilla Atlas (Archaeoattacus edwardsii) (Derecha). Abajo: Mariposa diurna: Gloria de Bután, Butánatis lidderdalii (Derecha). Mariposa nocturna: Mariposa polilla Hedylid (Macrosoma cf. bhaiata). (Arriba: Imagen 1-2 copyright Sanjay Sondhi, Abajo: Imagen 4 copyright Pavel Kirillov)

Mientras pensaba en estas preguntas, asistí a una conferencia sobre genética y adaptación en el Centro Nacional de Ciencias Biológicas de la India que fue organizada por el asesor y mentor de mi maestría, el Dr. Krushnamegh Kunte. El Dr. Mark Kirkpatrick de la Universidad de Texas Austin realizó un taller sobre una técnica genial utilizada para estimar las tasas de selección evolutiva que parecía ser la respuesta a mis problemas. Esta técnica le permite examinar la tasa de evolución a través de diferentes genes y especies y la aplicación de estos métodos a todo el genoma o transcriptoma de un organismo nos permite identificar exactamente dónde está ocurriendo la evolución. Inmediatamente quise aplicar esto a mariposas y polillas, pero tenía poca idea de lo costoso y lento que sería obtener datos genómicos. Rápidamente me di cuenta de que solo podría seguir esta vía si podía convencer a alguien de que proporcionara fondos suficientes. Tuve la suerte de conocer a la Dra. Adriana Briscoe y la Dra. Antonia Monteiro en la misma conferencia donde demostraron cómo uno no tiene que generar todos los datos, sino que en realidad puede reutilizar los datos disponibles públicamente para responder preguntas similares interesantes. Lo único que quedaba era identificar qué genes buscar entre las decenas de miles disponibles.

Los genes de opsina son fundamentales para la visión del color tanto en humanos como en mariposas y, por lo tanto, eran el lugar lógico para comenzar. Las alteraciones en el número y la secuencia de proteínas de las opsinas pueden afectar la percepción del color. Por ejemplo, los humanos tienen tres opsinas involucradas en la visión del color, cada una con sensibilidades máximas a diferentes longitudes de onda de luz visible: longitud de onda corta (azul), longitud de onda media (verde) y longitud de onda larga (rojo, o más exactamente amarillo-verde). Las opsinas anómalas o faltantes producen alguna forma de daltonismo humano. Al igual que nosotros, las mariposas y las polillas también detectan el color con tres opsinas, pero se desplazan a longitudes de onda de sensibilidad máxima más cortas: UV, azul y verde. Algunas mariposas se vuelven un poco locas con 7-8 opsinas y 12-15 tipos diferentes de células fotosensibles (células fotorreceptoras).

Para examinar las opsinas de las diferentes mariposas y polillas para las que los datos estaban disponibles públicamente, necesitaba un conocimiento práctico de las herramientas bioinformáticas. Recién estaba comenzando mi doctorado. en Miami con el Dr. Jamie Theobald, y en lugar de disfrutar de las soleadas playas, me sumergí en este proyecto. Definitivamente fue muy divertido, pero también ayudó a aliviar la nostalgia después de dejar la India. Afortunadamente, conocí a la Dra. Jessica Liberles, una increíble profesora de bioinformática en la Universidad Internacional de Florida que impartía un curso basado en proyectos sobre bioinformática. A diferencia de un curso más formal basado en conferencias, este curso me dio la libertad de explorar los programas específicos que necesitaría usar para estudiar opsinas. Incluso aprendí cómo se puede ir más allá de las secuencias de ADN y ARN y, en cambio, observar la estructura de proteínas predicha de diferentes genes e inferir su evolución.

Mi pregunta era simple, ¿evolucionaron al mismo ritmo las opsinas de las mariposas y polillas que vuelan diurnas y nocturnas, o hubo alguna diferencia? Usé un enfoque basado en árboles filogenéticos con un conjunto de datos de referencia para identificar y clasificar las opsinas recuperadas y luego estimé sus tasas de selección. Los análisis iniciales de alrededor de 20 mariposas y polillas fueron prometedores, las opsinas ultravioleta (UV) parecían ser las únicas con diferencias. Emocionado, exploré más esta idea, usando una cámara especial para tomar imágenes de mariposas y polillas bajo luz ultravioleta (Fig. 3). Rápidamente me di cuenta de que sus ojos no necesitan percibir la luz ultravioleta de manera diferente a otras longitudes de onda y atribuir un significado especial a este patrón podría ser una temeridad.

Figura 3: Fotografías de imágenes solo UV (izquierda) y de luz visible (derecha) de Egybolis valentina.

Sin embargo, no estaba convencido de que la tendencia fuera real, especialmente con un conjunto de datos tan pequeño. Por suerte, otro proyecto en el que estaba involucrado mi co-supervisor, el Dr. Akito Kawahara de la Universidad de Florida, había generado más de 150 transcriptomas de mariposas y polillas para una filogenia pan-Lepidoptera actualizada [2].

La aplicación de las mismas técnicas de análisis en casi 10 veces más datos funcionó. Recogí diferencias más consistentes en la selección entre las tres opsinas. Otro patrón sorprendente que surgió en muchas especies fue la duplicación de opsina. Si bien esto se demostró en algunas especies de mariposas modelo, de ninguna manera se sabía que fuera la norma, y ​​al observar cuidadosamente si volaban de día, de noche o en algún punto intermedio, me sorprendió encontrar que 14 de las 19 duplicaciones de opsina independientes fueron en especies activas parcial o exclusivamente durante el día. Esta fue una fuerte evidencia que indica que algo acerca de la actividad diurna favoreció la retención de más opsinas. Tuve la suerte de conocer a dos expertos en opsina, la Dra. Emily Ellis y el Dr. Seth Bybee, y con su ayuda, confirmamos que esta tendencia no se debió a artefactos de variación en la calidad del transcriptoma. Profundizando más, observamos las mutaciones específicas que estaban causando este patrón en las especies diurnas, y varias se asignaron a la región de opsina responsable de ajustar la capacidad de respuesta del color. Finalmente nos convencimos de que podíamos ver un patrón verdadero y tuvimos la suerte de encontrar revisores de apoyo que mejoraron constructivamente nuestro caso, lo que finalmente llevó a la publicación de este trabajo en Communications Biology [3].


Principales familias de mariposas

Todas las especies de mariposas están clasificadas por la familia a la que pertenecen. Las mariposas en algunos grupos tienen características de identificación comunes. Las principales familias de mariposas son las siguientes:

los Nymphalidae La familia tiene alrededor de 6.000 especies de mariposas e incluye monarcas, almirantes, emperadores y caparazones de tortuga.

Mariposas en el Lycaenidae La familia contiene pequeñas especies de mariposas de colores brillantes y también hay alrededor de 6.000 especies diferentes.

Hesperiidae, o skippers, son una familia de pequeñas mariposas que a menudo tienen antenas apuntando hacia atrás.

Papilionidae las mariposas se identifican por alas que parecen tener pequeñas colas.

Pieridae es una familia de mariposas de África que contiene alrededor de 1.100 especies.

Riodinidae es un grupo de mariposas con interesantes colores metálicos en sus alas. También se les llama mariposas de marca de metal.


Las comunidades de mariposas y polillas difieren en su respuesta a la estructura del hábitat en las selvas tropicales del monte Camerún

Sylvain Delabye y Robert Tropek, Centro de Biología, Academia Checa de Ciencias, Instituto de Entomología, Branišovská 31, CZ-37005 Ceske Budejovice, Chequia.

Centro de Biología, Instituto de Entomología, Academia Checa de Ciencias, Ceske Budejovice, Chequia

Facultad de Ciencias, Universidad de Bohemia del Sur, Ceske Budejovice, Chequia

Facultad de Ciencias, Universidad de Bohemia del Sur, Ceske Budejovice, Chequia

Facultad de Silvicultura, Instituto de Silvicultura y Protección Forestal, Universidad de Hungría Occidental, Sopron, Hungría

Facultad de Ciencias, Universidad de Bohemia del Sur, Ceske Budejovice, Chequia

Instituto de Botánica, Academia Checa de Ciencias, Průhonice, Chequia

Instituto de Botánica, Academia Checa de Ciencias, Průhonice, Chequia

Departamento de Ecología, Facultad de Ciencias, Universidad Charles, Praga, Chequia

Departamento de Ecología, Facultad de Ciencias, Universidad Charles, Praga, Chequia

Departamento de Ecología, Facultad de Ciencias, Universidad Charles, Praga, Chequia

Departamento de Zoología y Fisiología Animal, Facultad de Ciencias, Universidad de Buea, Buea, Camerún

Centro de Biología, Instituto de Entomología, Academia Checa de Ciencias, Ceske Budejovice, Chequia

Centro de Biología, Instituto de Entomología, Academia Checa de Ciencias, Ceske Budejovice, Chequia

Departamento de Ecología, Facultad de Ciencias, Universidad Charles, Praga, Chequia

Sylvain Delabye y Robert Tropek, Centro de Biología, Academia Checa de Ciencias, Instituto de Entomología, Branišovská 31, CZ-37005 Ceske Budejovice, Chequia.

Centro de Biología, Instituto de Entomología, Academia Checa de Ciencias, Ceske Budejovice, Chequia

Facultad de Ciencias, Universidad de Bohemia del Sur, Ceske Budejovice, Chequia

Sylvain Delabye y Robert Tropek, Centro de Biología, Academia Checa de Ciencias, Instituto de Entomología, Branišovská 31, CZ-37005 Ceske Budejovice, Chequia.

Centro de Biología, Instituto de Entomología, Academia Checa de Ciencias, Ceske Budejovice, Chequia

Facultad de Ciencias, Universidad de Bohemia del Sur, Ceske Budejovice, Chequia

Facultad de Ciencias, Universidad de Bohemia del Sur, Ceske Budejovice, Chequia

Facultad de Silvicultura, Instituto de Silvicultura y Protección Forestal, Universidad de Hungría Occidental, Sopron, Hungría

Facultad de Ciencias, Universidad de Bohemia del Sur, Ceske Budejovice, Chequia

Instituto de Botánica, Academia Checa de Ciencias, Průhonice, Chequia

Instituto de Botánica, Academia Checa de Ciencias, Průhonice, Chequia

Departamento de Ecología, Facultad de Ciencias, Universidad Charles, Praga, Chequia

Departamento de Ecología, Facultad de Ciencias, Universidad Charles, Praga, Chequia

Departamento de Ecología, Facultad de Ciencias, Universidad Charles, Praga, Chequia

Departamento de Zoología y Fisiología Animal, Facultad de Ciencias, Universidad de Buea, Buea, Camerún

Centro de Biología, Instituto de Entomología, Academia Checa de Ciencias, Ceske Budejovice, Chequia

Centro de Biología, Instituto de Entomología, Academia Checa de Ciencias, Ceske Budejovice, Chequia

Departamento de Ecología, Facultad de Ciencias, Universidad Charles, Praga, Chequia

Sylvain Delabye y Robert Tropek, Centro de Biología, Academia Checa de Ciencias, Instituto de Entomología, Branišovská 31, CZ-37005 Ceske Budejovice, Chequia.

Abstracto

Los mecanismos que estructuran las comunidades tropicales aún están poco estudiados, especialmente en las selvas tropicales afrotropicales. Aunque se considera que los insectos herbívoros dependen de la diversidad de plantas, planteamos la hipótesis de que la estructura de la vegetación, junto con otras características del microhábitat, puede ser más importante para algunos insectos. Aquí, comparamos las asociaciones de hábitats de mariposas y polillas que se alimentan de frutas, dos grupos ecológicamente diferentes de lepidópteros, en tres localidades de la selva tropical en las estribaciones del monte Camerún, África occidental / central. Basado en un conjunto de datos completo de 16,040 especímenes de 398 especies recolectadas sistemáticamente por 240 trampas en 48 parcelas (en total 9.68 ha), analizamos cómo la composición de la comunidad vegetal, la apertura del hábitat y la estructura del bosque afectan las comunidades de mariposas y polillas. Esperábamos que diferentes descriptores de hábitat predigaran las comunidades de los dos grupos de insectos. Los hábitats de las comunidades de polillas que se alimentan de frutas tropicales nunca se han estudiado antes.

En ambos análisis de la riqueza de especies y la estructura de la comunidad, las comunidades de mariposas dependían principalmente de la apertura del bosque. La riqueza de especies de polillas dependía de la diversidad de plantas y la apertura del bosque, mientras que esta última influía sustancialmente en la composición de su comunidad. Además, revelamos diferencias en las asociaciones de hábitat entre las comunidades del sotobosque y el dosel de ambos grupos. Si bien la riqueza de especies de las comunidades del sotobosque no se vio influenciada por ninguna característica del hábitat, en general siguió los patrones generales de las copas de los árboles. Por el contrario, la composición de las comunidades del sotobosque siguió los patrones generales, mientras que los efectos de las características del hábitat en las comunidades del dosel fueron menores para las mariposas y ninguno para las polillas. Las diferencias entre grupos de insectos herbívoros tan estrechamente relacionados advierten contra la generalización basada en estudios de un solo taxón y destacan la necesidad de una investigación comunitaria de las selvas tropicales.

Reanudar

Les mécanismes responsables de la structuration des communautés tropicales sont toujours très insuffisamment étudiés, en particulier dans les formits Afrotropicales. Bien que les insectes herbivores soient généralement considérés comme dépendant principalement de la composition des communautés de plantes, nous posons l'hypothèse que la structure de la végétation, ainsi que d'autres caractéristiques des microhabitats, peuvent mitre plus important verter ciertos groupes d'insectes. Dans ce travail, les auteurs ont comparé les communities de deux groupes de Lépidoptère se distinguant par leur écologie, les papillons de jour et des papillons de nuit frugivores, au sein de trois localités de forêt tropicale situées au piémont du Monortet Cameroun, en Afrique de l’Ouest / Centrale. À partir d'un jeu de données complet comprenant 16.040 spécimens pour 398 espèces systématiquement collectés par 240 pièges répartis sur 48 points d'échantillonnages (pour une surface totale de 9.68 ha) dans la végétation sous canopée et dans la canopée et pendant trois saisons différentes, les auteurs ont analysé comment la composition des communautés de plantes, l'ouverture de la canopée et de la structure forestière influencent les communautés de papillons de jour et de papillons de nuit. Nous avons supposé que différents facteurs de l'habitat prédisent les deux communautés. Les habitats des communautés de papillons de nuit frugivores tropicaux n‘ont jamais été étudiés auparavant.

L'analyse de la richesse spécifique et de la structure des communautés de papillons de jour a révélé que ces communautés dépendent principalement de l'ouverture de la canopée. La richesse spécifique des papillons de nuit dépendait de la diversité végétale et de l'ouverture de la canopée, alors que cette dernière influençait considérablement leur composición. De plus, nous avons identifié des différences dans las asociaciones de hábitat entre la canopée y la sous-canopée dans les deux communautés. Alors qu'aucun facteur de l'habitat n'a influencé les richesses spécifiques des communautés de sous-canopée, celles-ci ont suivi les patterns généraux dans la canopée. En revanche, la composición des communautés de sous-canopée s'est calquée sur celle des communautés dans leur ensemble, alors que les effets des facteurs de l'habitat ont été mineurs sur la communauté de papillons de jour en canopée, et absents sur celle des papillons de nuit en canopée. Les différences entre ces groupes d'insectes herbívoros si proches mettent en garde contre les généralisations issues d’études basées uniquement sur un seul taxon et mettent l'accent sur la nécessité d’étudier des communautés plus grandes dans les formits tropicales.


Charcos de barro

Charcos de barro, o simplemente pudelado, es un comportamiento más conspicuo en las mariposas, pero también ocurre en otros animales, principalmente insectos que buscan nutrientes en ciertas sustancias húmedas como materia vegetal en descomposición, barro y carroña y succionan el líquido. Cuando las condiciones son adecuadas, los insectos conspicuos, como las mariposas, suelen formar agregados en suelo húmedo, estiércol o carroña. [1] De los fluidos obtienen sales y aminoácidos que desempeñan diversas funciones en su fisiología, etología y ecología. [2] [3] Este comportamiento también se ha observado en algunos otros insectos, en particular los saltahojas, p. Ej. el saltahojas de la papa, Empoasca fabae. [4]

Los lepidópteros (mariposas y polillas) son diversas en sus estrategias para recolectar nutrientes líquidos. Por lo general, el comportamiento de formación de charcos de lodo tiene lugar en suelos húmedos. Pero incluso el sudor de la piel humana puede resultar atractivo para las mariposas, como especies de Halpe. [5] [6] Las fuentes más inusuales incluyen sangre y lágrimas. Una vez más, un comportamiento similar no se limita a los lepidópteros y, por ejemplo, las diversas especies de abejas comúnmente llamadas abejas sudoríparas se sienten atraídas por varios tipos de sudor y lágrimas, incluido el de los humanos, y se ha registrado que otras especies de abejas lo hacen para varios grados. [7] [8]

En muchas especies, el comportamiento de encharcamiento se ve más comúnmente en los machos, por ejemplo, Speyeria mormonia los machos hacen charcos con una frecuencia mucho mayor que las hembras. [9] La presencia de un conjunto de mariposas en el suelo actúa sobre Battus philenor, por ejemplo, como estímulo para unirse a la presunta bandada de charcos de barro. [1]

En la India tropical, este fenómeno se observa principalmente en la temporada posterior al monzón. Los grupos generalmente incluyen varias especies, particularmente miembros de las familias Papilionidae y Pieridae. [10]

Los machos parecen beneficiarse de la absorción de sodio a través del comportamiento de charcos de lodo con un aumento en el éxito reproductivo. El sodio y los aminoácidos recolectados a menudo se transfieren a la hembra con el espermatóforo durante el apareamiento como regalo nupcial. Esta nutrición también mejora la tasa de supervivencia de los huevos. [11] [12] [13]

Cuando se encharcan, muchas mariposas y polillas bombean líquido a través del tracto digestivo y liberan líquido por el ano. En algunos, como el notodontid masculino Gluphisia crenata, este se libera en chorros anales forzados a intervalos de 3 segundos. Puede pasar líquido de hasta 600 veces la masa corporal y los machos tienen un íleon mucho más largo (intestino posterior anterior) que las hembras que no forman charcos. [14]

Agregación de mariposas charcos de barro

Colectivo de diferentes especies de mariposas charcos de barro en el lecho de un arroyo húmedo

Observa que la cola de espada excreta el exceso de agua después de un charco de barro.

Algunos Orthoptera, por ejemplo la langosta de bambú de espinas amarillasCeracris kiangsu) - se sienten atraídos por la orina humana, específicamente por los iones de sodio y amonio que contiene. [15] Aquellos lepidópteros que se sienten atraídos por el estiércol (p. Ej. Zeuxidia spp.) o carroña parecen preferir iones de amonio en lugar de sodio. [16] Al pudrirse, los tejidos de las frutas liberan azúcares y otros compuestos orgánicos como los alcoholes que resultan de los procesos metabólicos de los organismos en descomposición, utilizados como combustible por las mariposas. [17]

En la selva tropical de las tierras bajas de Borneo, numerosas especies de mariposas visitan regularmente la fruta en descomposición para beber. Este comportamiento es principalmente oportunista, aunque algunos se sienten muy atraídos por la fruta vieja, en particular Satyrinae (p. Ej. Neorina lowii) y Limenitidinae como Bassarona dunya. [6]

La carroña suele utilizarse de forma más intencionada. Los comederos de carroña parecen representar un gremio de alimentación diferente de los charcadores de barro y los comederos de frutas "clásicos". Incluyen diversos taxones, p. Ej. mariposas de patas de cepillo como Cirrochroa emalea de las Nymphalinae o el rajá leonado (Charaxes bernardus) de las Charaxinae, así como mariposas de alas de gasa como Curetis tagalica de las Curetinas o del imperial común (Cheritra freja) de Theclinae. [6]

La alimentación con carroña ha evolucionado de forma independiente en varios linajes. Los alimentadores de carroña especializados pueden incluso tener la capacidad de oler y concentrarse en la carne podrida a cientos de metros. En el Borneo Charaxinae, especialista (Charaxes bernardus) u oportunista (alguna otra Charaxes y Polyura) tienden a tener un volumen notablemente más grande y alas más pequeñas, lo que los convierte en voladores más apuestos y maniobrables que los especialistas en frutas como Prothoe franck y visitantes oportunistas de frutas como Charaxes durnfordi. Otras mariposas como la mayoría de Pieridae, Papilionidae y Morphinae rara vez o nunca se ven en carroña, estiércol y fruta podrida, aunque pueden ser ávidos charcos de barro en el sentido estricto. En conjunto, los Nymphalidae muestran la mayor variedad de estrategias de recolección de nutrientes entre las mariposas.Las Limenitidinae tienen numerosos charcos de lodo que también visitan con frecuencia el estiércol pero evitan las frutas y la carroña (es decir, el género Limenitis), [6] y algunos que se sienten atraídos por cualquier sustancia picante. [18]

Ciertas polillas, principalmente de la subfamilia Calpinae, son algo notorias por sus hábitos de beber sangre y lágrimas. Hemiceratoides hieroglyphica Se ha observado que los habitantes de Madagascar visitan y chupan lágrimas insertando su probóscide en los párpados cerrados de las aves que se posan. [19] Se ha informado de un comportamiento similar en Azeta melanea en Colombia [20] y Gorgone macarea en Brasil. [21] Se han informado en Tailandia otros casos de polillas que beben lágrimas humanas. [22] Algunas especies del género Calyptra se llaman "polillas vampiro" porque chupan la sangre de los vertebrados dormidos, incluidos los humanos. Oftalmotropía (atracción visual) y lacrifagia (beber lágrimas) ocurre en una serie de polillas no relacionadas que visitan a los mamíferos. Mecistoptera griseifusa es un ejemplo notable. [22] Abejas sin aguijón en los géneros Lisotrigona y Pariotrigona visitan los ojos de los mamíferos y se sabe que causan angustia a los humanos. [23] Dryas iulia También se ha observado agitar los ojos de caimanes y tortugas para forzar la producción de lágrimas, que los machos de la especie pueden beber para obtener minerales. Los minerales, que también pueden obtenerse de un comportamiento más típico de charcos de lodo, se utilizan para los espermatóforos de las mariposas durante la reproducción sexual. [24]


A algunos les gusta el calor: las especies de polillas y mariposas responden de manera diferente al cambio climático

Una nueva investigación dirigida por ecólogos de la Universidad de York muestra que ciertas especies de polillas y mariposas se están volviendo más comunes y otras más raras, ya que las especies difieren en cómo responden al cambio climático.

La espina de septiembre Ennomos erosaria ha experimentado un clima en deterioro, lo que ha provocado una disminución en la abundancia y el tamaño de la distribución en las últimas décadas (crédito de la foto: Shane Farrell, Butterfly Conservation)

En colaboración con el Natural Environment Research Council & rsquos Center for Ecology and Hydrology, la organización benéfica Butterfly Conservation, la Universidad de Reading y Rothamsted Research, los científicos analizaron cómo ha cambiado la abundancia y distribución de 155 especies de mariposas y polillas británicas desde la década de 1970.

Utilizando los datos recopilados por miles de voluntarios a través de esquemas de "ciencia ciudadana", se observó que las respuestas al cambio climático reciente varían mucho de una especie a otra.

Publicado en Avances de la ciencia, esta investigación muestra que la variación entre las especies se atribuye a la diferente sensibilidad al cambio climático, y también porque las especies varían en cuanto a cuánto ha cambiado el clima para ellas (su & lsquoexposición & rsquo).

La sensibilidad es una medida de cuánto cambia el número de especies y rsquo como resultado de los cambios de año a año en el clima y cada especie es sensible a diferentes aspectos del clima, como la temperatura del invierno o las lluvias de verano. La variación en cuanto al clima al que son sensibles ha cambiado para ellos; su & lsquoexposición & rsquo & ndash también es un factor que contribuye a sus variadas respuestas.

Los resultados muestran que especies como la polilla de la mancha marrón aguda (Idaea trigeminata) y la mariposa de madera moteada (Pararge aegeria) que son sensibles al clima, y ​​para los cuales el clima ha mejorado más, han experimentado los mayores incrementos en su tamaño de distribución y abundancia.

Por el contrario, otras especies, como la mariposa patrón canosa (Pyrgus malvae), la polilla de la espina de septiembre (Ennomos erosaria) y la polilla del ratón (Amphipyra tragopoginis), han experimentado un clima en deterioro que ha provocado una disminución de la abundancia y el tamaño de la distribución.

Georgina Palmer, autora principal e investigadora asociada del Departamento de Biología de la Universidad de York & rsquos, dijo: & ldquoLas especies son sensibles a diferentes aspectos del clima, lo que hace que las especies estén expuestas a diferentes niveles de cambio climático. Casi dos tercios de los cambios en la abundancia pueden explicarse por estas diferencias específicas de especies. Esto significa que sus respuestas al cambio climático pueden ser más predecibles de lo que se reconocía anteriormente. & Rdquo

El Dr. Tom Oliver, coautor y profesor asociado de ecología del paisaje en la Universidad de Reading, dijo: & ldquoClimate parece tener un papel clave en la determinación de la distribución y abundancia de especies. Nuestros próximos pasos serán determinar el papel de la disponibilidad de hábitat para influir en las respuestas de las especies a medida que cambia el clima. & Rdquo

El Dr. Jason Chapman, coautor de Rothamsted Research, dijo: & ldquoEste estudio utiliza grandes cantidades de datos de larga duración recopilados por voluntarios a través de esquemas como el Rothamsted Insect Survey, dirigido por Rothamsted Research, y el Programa de Monitoreo de Mariposas del Reino Unido, dirigido por Butterfly. Conservación. Estos datos son un recurso valioso para los científicos, ya que nos permiten describir los cambios en la distribución y abundancia de especies y comprender por qué se están produciendo estos cambios. & Rdquo

Richard Fox, jefe de grabación de Butterfly Conservation, dijo: “Las mariposas y las polillas brindan importantes servicios ecosistémicos, como presas para las aves insectívoras, además de ser una parte importante de nuestro patrimonio natural. Estas especies también se han utilizado durante mucho tiempo para estudiar la salud de los ecosistemas, como indicadores de la biodiversidad.

& ldquoEsta investigación nos permite identificar las especies que pueden responder favorablemente al cambio climático, así como aquellas que son vulnerables al cambio climático. Los resultados son sorprendentes y significativos, ya que los conservacionistas habían asumido que la mayoría de las mariposas y polillas en la fría y lluviosa Gran Bretaña se beneficiarían del cambio climático, al menos a corto plazo. Sin embargo, esta investigación sugiere que muchos ya están disminuyendo debido al cambio climático. & Rdquo

La profesora Jane Hill, coautora y profesora de Ecología y Evolución en la Universidad de York, dijo: & ldquoSabemos que la distribución y abundancia de especies se ven afectadas por el clima y, a menos que tomemos medidas para minimizar el cambio climático, por ejemplo, reduciendo las emisiones , estos impactos continuarán. Nuestro estudio nos permite enfocar los esfuerzos de conservación en aquellas especies que se ven más afectadas negativamente por el clima, para ayudarlas a persistir bajo el cambio climático futuro. & Rdquo

El profesor Chris Thomas, del Departamento de Biología de la Universidad de York, agregó: “El gran enigma ha sido por qué algunas especies de polillas y mariposas han aumentado y se han extendido, mientras que otras han disminuido en los últimos 40 años. Ahora sabemos que la mayoría de las diferencias surgen porque cada especie responde de manera diferente al clima. A algunos les gusta caliente, a otros les gusta frío. A algunos les gusta el calor en invierno pero no en verano. A algunos les gusta que se moje en primavera, a otros se seque en otoño.

&ldquoIt turns out that these 155 different species of butterflies and moth have almost 155 different &lsquoopinions&rsquo on how much the climate has changed, and whether it has got better or worse. Climate change is causing massive alterations to our wildlife.&rdquo


Butterflies and moths have difficulty adjusting to a rapidly changing climate

Climate change exerts great pressure for change on species and biodiversity. A recent study conducted by the University of Helsinki and the Finnish Environment Institute indicates that the few moth and butterfly species (Lepidoptera) capable of adjusting to a changing climate by advancing their flight period and moving further north have fared the best in Finland. In contrast, roughly 40% of Lepidoptera species have not been able to respond in either way, seeing their populations decline.

Climate change is bringing about rapid change in Finnish nature – can species keep up with the pace? Adjusting to climate change can manifest through earlier phenology such as moth and butterfly flight periods, bird nesting, or plant flowering taking place earlier than before. Species can also adjust by shifting their range further north, as individuals relocate to new areas where conditions have become favourable.

The researchers emphasise that, to preserve biodiversity as climate change intensifies, it is of utmost importance to ensure sufficiently extensive, interconnected and habitats of high-quality which make it possible for species to adjust to the challenges generated by climate change.

The study carried out by the University of Helsinki and the Finnish Environment Institute compared temporal shifts in the flight period of 289 moths and butterflies and spatial shifts in their northern range boundary, as well as changes in abundance over a roughly 20-year period.

“Roughly 45% of the species that we studied had either moved northward or advanced their flight period,” says Postdoctoral Researcher Maria Hällfors from the University of Helsinki. “They fared much better than the 40% of the species which had not responded in either way. On average, the populations of these poorly responding species had declined. The largest increase in abundance was seen in the 15% of the species that both moved northward and advanced their flight. This demonstrates that the ability to respond to a changing environment is vital for species.”

Few species have advanced their phenology

Another interesting finding was the fact that while nearly half of the species had moved northward, only 27% had advanced their flight period.

“This finding deviates from observations made elsewhere in Europe where advancing the flight period has been much more common among Lepidoptera,” says Senior Researcher Juha Pöyry from the Finnish Environment Institute.

In Finland, the species that have advanced their flight the most are the ones that overwinter as adults, including the European peacock butterfly. In fact, it appears that Lepidoptera species living in Finland respond more readily by expanding their ranges northward compared to advancing their flight. Species which are found further north than before include the antler moth and the scarce copper.

“It may be that the increasing light in the spring is a more important cue for butterflies and moths to start their flight than temperature on its own,” Pöyry adds.

Sufficient habitats are vital

A potential explanation for the infrequency of species responding optimally, that is, by both advancing their flight and moving northward, could be the scarcity of suitable habitats.

“For organisms to be able to respond to climate change by shifting their range further north, sufficient amounts of suitable habitats of high-quality are needed,” says Mikko Kuussaari, Senior Researcher at the Finnish Environment Institute.

The amount of habitats important for many moth and butterfly species has decreased, resulting in population decline for many of them. For example, many butterfly species have suffered from a decrease in meadows.

“Declining populations are usually not able to provide a sufficient basis for the species to spread to new areas. Small populations also contain less genetic diversity that could help the local populations adjust by changing the timing of their flight. ” Kuussaari adds. Indeed, safeguarding biodiversity requires, above all, the maintenance of sufficiently large and interconnected habitats of high-quality .

Long-term monitoring enables research

The study utilised data on Lepidoptera flight periods collected in two long-term monitoring projects coordinated by the Finnish Environment Institute. Of the two, the Finnish national moth monitoring scheme was launched in 1993 and the butterfly monitoring scheme in agricultural landscapes in 1999. A dataset of citizen observations openly available through the Finnish Biodiversity Information Facility was utilised to calculate species range boundary shifts.

“Without such long-term monitoring schemes and the great contribution of volunteer butterfly and moth enthusiasts in collecting observations, as well as collaboration between different research organisations, it would be impossible to carry out these kinds of analyses encompassing hundreds of species,” says Associate Professor Marjo Saastamoinen from the University of Helsinki.

Media Contact
Maria Hallfors
[correo electrónico & # 160 protegido]

Original Source

https:/ / www. helsinki. fi/ en/ news/ animals/ butterflies-and-moths-have-difficulty-adjusting-rapidly-changing-climate


Western monarch butterflies are nearly extinct. California has a plan to save them

I n one of the biggest mobilizations of resources and talent ever organized to save an insect, the state of California is teaming with conservation groups, biologists and scores of citizen scientists to rescue the western monarch butterfly from the brink of extinction.

To do this, they are placing their hopes on an unassuming, poisonous plant called milkweed.

Monarch butterflies, known for their distinctive orange and black pattern, once flocked to California in the millions, spending the winter clumped on trees as they migrated to and from the state’s central coast.

But the population has sharply declined from 4.5 million in the 1980s, dropping to nearly 200,000 in recent decades before taking a precipitous dive in 2018. That year, the population fell to nearly 30,000, and when volunteers counted again in November, it had dropped to fewer than 2,000 – representing a 99% collapse in the last three decades.

“It was really grim,” says Angela Laws, an endangered species conservation biologist with the Xerces Society, which conducts the November population counts using an army of volunteer naturalists.

“It’s alarming that the numbers are so low. But we still have time to save these butterflies.”

Western monarch caterpillars depend on a diet of milkweed for two weeks of their life. Photograph: Courtesy River Partners

Horrified conservationists are scrambling to plant 30,000 of the native milkweed plants, which are crucial to the butterflies’ life cycle, providing food for monarch larvae and adding the touch of poison that makes monarch colors so bright. Monarch caterpillars are entirely dependent on milkweed for two weeks of their life cycle, munching through about 30 leaves before they transform into jade green chrysalises to eventually emerge as butterflies.

“Collectively, it’s a lot of great brains trying to figure out what, if anything, we can do,” said biologist Hillary Sardiñas, who serves as pollinator coordinator for the California department of fish and wildlife. “Monarchs are incredibly iconic. It would be horrible to lose these incredible butterflies that have captured people’s imagination for hundreds of years.”

The state is providing $1.3m for the restoration group River Partners to restore 595 acres (240 hectares) of monarch habitat along rivers and streams in California – while biologists enlist the help of gardeners, nurseries and backyard scientists to do their own plantings and help catalog monarch sightings.

While it is not completely known why the monarch population has collapsed so suddenly, scientists have speculated that the species might be suffering a “death by a thousand cuts”, said Sardiñas.

Workers with River Partners plant milkweed at the Yolo Bypass wildlife area in the Sacramento Valley. Photograph: Courtesy River Partners

Over recent decades, there have been thousands of acres of lost wildland habitat, both in their wintering habitats in such famous butterfly sites as Pacifica and Pismo Beach, and in the agricultural Central Valley of California, through which migrating butterflies must pass in their spring and fall migrations.

Increased use of herbicides has also reduced the amount of milkweed available for monarchs to lay their eggs. The emerging caterpillars feast on the poisonous milkweed, which is what gives them their bright colors of adulthood and makes them poisonous to predators.

In addition, insecticides used in agriculture may be harmful to the monarchs themselves in ways scientists are still struggling to understand. A 2020 study by the Xerces Society and the University of Nevada, Reno, studied various samples of milkweed from around the central valley and found an average of nine different pesticides on each plant.

The species may also be facing threats from global heating. Scientists have found they are emerging from their wintering sites earlier in the spring. Yet the milkweed they need to survive their migrations may not be blooming yet. The vast fires and unusual freezes that have accompanied the climate crisis may also be affecting their life cycles.

Monarch butterflies overwintering in Pismo Beach in 2016. The population has seen a rapid decline in recent years. Photograph: USFWS Photo/Alamy Stock Photo

“It’s really difficult to pinpoint exactly what is the one thing affecting them most,” said Claire Pavelka, a biologist who is working on the project for the non-profit River Partners. She noted that the problems faced by the monarchs could also be harming other insect species important to human survival.

“They’ve been likened to a canary in a coalmine,” she said. “Monarchs are so well studied they’re really charismatic and really well known. But the fact that they’re declining so fast is probably an indicator that a lot of other pollinators, and bees and other butterflies are also declining.”

But Cheryl Schultz, a professor of biology at Washington State University who will be studying the effects of California’s habitat restoration to understand how well the techniques work and how they might be improved to save more monarchs, said butterfly populations are amazingly “bouncy”, varying dramatically from year to year.

“Monarchs are incredibly resilient,” said Schultz, who has studied butterflies in many settings. “I have lots of hope that they can bounce back.”

So while River Partners are planting large sites with milkweed in the Central Valley, the organizers are encouraging everyone to plant milkweed and pollinator-friendly native flowers in their communities with guides offering tips on which varieties to plant. Citizen scientists, who want to help out, can help study the locations of milkweed and monarchs with the Western Monarch Milkweed Mapper or join the annual Thanksgiving count.

“People don’t always show a lot of sympathy for insects,” said Laws. “But everybody loves monarchs. It’s great to see people rallying to save these animals.”

The headline of this piece was amended on Friday 4 June 2021 to clarify that the extinction threat refers to western, not eastern, monarch butterflies.


Ver el vídeo: Las Mariposas, Características Y Especies. - TvAgro por Juan Gonzalo Angel (Mayo 2022).


Comentarios:

  1. Mathews

    Y que haríamos sin tu maravillosa frase

  2. Keefe

    Si, todo puede ser

  3. Tazil

    lindo mensaje

  4. Nazilkree

    No estoy seguro de si esto es así) aunque gracias

  5. Tylar

    Disculpe, que interfiera, pero, en mi opinión, hay otra forma de decisión de una pregunta.

  6. Eriq

    En mi opinión, se cometen errores. Propongo discutirlo.

  7. Pedro

    Hora tras hora no es más fácil.



Escribe un mensaje