Información

Identificar el enorme escarabajo misterioso

Identificar el enorme escarabajo misterioso


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Mide alrededor de 2 pulgadas de largo, una pulgada de ancho, gordo, de color avellana con motas negras y tiene antenas cortas. Tiene muchas telarañas en las patas, ya que lo encontré en un rincón de mi casa. Se encontró en América del Norte.


Es un escarabajo Hércules oriental hembra (Dynastes tityus). A diferencia del macho, la hembra no tiene 'cuernos' ya que no necesita pelear para encontrar una pareja de apareamiento. Es el escarabajo más grande y pesado de América del Norte. Pertenece en Scarabaeidae o escarabajos.

Fuente de BugGuide.com


Los científicos reconstruyen escarabajos del Cretácico

Reconstrucción por micro-TC de Mysteriomorphus pelevini Crédito: D. Peris & R. Kundrata et al. /Informes científicos

Hace aproximadamente un año, los investigadores encontraron especímenes fósiles de escarabajos en un depósito de ámbar en Myanmar, describiendo así una nueva familia de escarabajos que vivió hace unos 99 millones de años. Sin embargo, los científicos no habían podido describir completamente la morfología de los insectos en la muestra de ámbar, razón por la cual los escarabajos recibieron posteriormente el misterioso nombre Mysteriomorphidae. Un equipo de investigación internacional dirigido por la Universidad de Bonn (Alemania) y la Universidad Palacky (República Checa) ha examinado cuatro especímenes recientemente encontrados de Mysteriomorphidae utilizando tomografía computarizada y ha podido reconstruirlos. Los resultados permiten sacar conclusiones sobre la evolución de la especie durante el período Cretácico. El estudio ha sido publicado en la revista Informes científicos.

Pequeñas criaturas encerradas en ámbar pueden proporcionar a los científicos información importante sobre tiempos pasados, algunos de los cuales se remontan a muchos millones de años. En enero de 2019, el paleontólogo español Dr. David Peris, uno de los dos autores principales del estudio, recogió varias muestras de ámbar del estado norteño de Kachin en Myanmar durante un viaje científico a China y encontró especímenes de escarabajo del mismo grupo que el Mysteriomorphidae.

Algunas de las muestras recién encontradas mostraron un muy buen estado de conservación, un buen requisito previo para que David Peris y sus colegas pudieran llevar a cabo una reconstrucción virtual de uno de los escarabajos mediante tomografía computarizada (TC). La técnica utilizada en paleontología permite a los investigadores estudiar muchas características pequeñas de los fósiles, incluso estructuras internas como los genitales, si se conservan.

Mientras David Peris y sus colegas comenzaron a estudiar y describir la morfología, es decir, la forma externa de los escarabajos, otro grupo de investigación también describió la nueva familia de Mysteriomorphidae mediante más especímenes, que también provienen del depósito de ámbar en Myanmar. "Sin embargo, el primer estudio dejó algunas preguntas abiertas sobre la clasificación de estos fósiles que tenían que ser respondidas. Aprovechamos la oportunidad para abordar estas preguntas con nuevas tecnologías", explica David Peris, investigador ahora en el Instituto de Geociencias y Meteorología de la Universidad de Bonn.

"Usamos la morfología para definir mejor la ubicación de los escarabajos y descubrimos que estaban muy relacionados con Elateridae, una familia actual", explica el Dr. Robin Kundrata de la Universidad de Palacky, el segundo autor principal del estudio y también experto en este grupo de escarabajos. Los científicos descubrieron importantes caracteres de diagnóstico que estos linajes de escarabajos comparten en las piezas bucales, el tórax y el abdomen.

Reconstrucción por micro-TC de Mysteriomorphus pelevini Crédito: D. Peris & amp R. Kundrata et al./Informes científicos

Análisis de la evolución de los escarabajos

Aparte de la morfología, los investigadores también analizaron la historia evolutiva de los escarabajos. Los modelos anteriores habían sugerido que los escarabajos tenían una tasa de extinción baja a lo largo de su larga historia evolutiva, incluso durante el período Cretácico. Sin embargo, los investigadores proporcionaron una lista de grupos fósiles de escarabajos descritos a partir de los hallazgos del ámbar del Cretácico que, como Mysteriomorphidae, solo se conocen como fósiles de esa época y no habían sobrevivido al final del período Cretácico.

Antecedentes: Durante el período Cretácico, las plantas con flores se extendieron por todo el mundo, reemplazando a las plantas viejas en el entorno cambiante. Esta distribución de plantas estaba relacionada con nuevas posibilidades para muchos animales asociados y también con el desarrollo de nuevos seres vivos, por ejemplo, polinizadores de flores. Sin embargo, la mayoría de las teorías anteriores no habían descrito que las especies animales que antes estaban bien adaptadas a las plantas viejas estaban bajo presión para adaptarse a los nuevos recursos y posiblemente se extinguieron. "Nuestros resultados apoyan la hipótesis de que los escarabajos, pero quizás algunos otros grupos de insectos, sufrieron una disminución en su diversidad durante la época de la revolución vegetal", afirma David Peris.


¿Chinche occidental de semillas de coníferas o chinche hedionda marrón marmórea?

Conozca a sus vagabundos invernales, porque podría estar confundiendo el insecto de la semilla de la conífera occidental con un insecto asesino, o peor aún, un insecto apestoso marrón marmolado.

Chinche de semillas de coníferas occidentales. Crédito de la foto: Kurt Andreas

En los días soleados de invierno, no es inusual encontrar uno o dos insectos que se mueven lentamente en el interior, en el alféizar de la ventana o en la pared. La preocupación por quién es el visitante ha aumentado desde el año pasado cuando la chinche apestosa marmórea parda entró en nuestras vidas.

Antes, el invitado no deseado podía ser molesto, indeseado o repulsivo. Ahora, la gente teme que el insecto invasor también pueda tener muy mal olor. Sin embargo, la identificación de insectos es una ciencia específica y las personas a menudo identifican erróneamente al invasor de su hogar y se angustian mucho.

La buena noticia de todo esto es que la chinche apestosa marmórea marrón que se sospecha es probablemente una chinche de semillas de coníferas del oeste. Los dos insectos se parecen vagamente entre sí, pero la culpa es del inocuo insecto de la semilla de la conífera occidental. También se le culpa por ser varios insectos diferentes debido a la forma y coloración de su cuerpo.

La chinche de semillas de coníferas occidental es originaria de los Estados Unidos. Durante varios años, se encontró en estados del oeste como California, Nevada y Oregon. Luego, comenzó su lenta migración por todo el país. Llegó a Michigan a fines de la década de 1980 y ahora se encuentra tan al este como Maine y New Brunswick, Canadá. Recientemente se han encontrado en Europa.

Al ser un verdadero insecto, se alimenta con sus piezas bucales perforadoras y chupadoras de la bondad pegajosa dentro de las semillas de las coníferas. Los árboles todavía producen conos, pero es posible que no haya semillas viables. Para los propietarios de viviendas con árboles en el paisaje, esto hace muy poca diferencia. Los árboles favoritos son el abeto Douglas, el pino escocés, el abeto blanco, los pinos blancos y rojos.

El insecto de la semilla de la conífera occidental tiene una longitud corporal de 3/4 de pulgada con una parte superior de color marrón. Hay cuadros en blanco y negro a lo largo de los márgenes de la parte inferior de la espalda. Pero la forma más rápida de identificar el insecto de la semilla de la conífera occidental es observar la parte inferior de la pata trasera. Se ensancha a cada lado de la pierna y parece que se le ha adherido una hoja diminuta. Las chinches apestosas y otros imitadores solo tendrán una pata recta y cilíndrica.

Chinche apestosa adulta de color marrón marmóreo con marcas de antenas y dorso en un círculo. Crédito de la foto: Universidad de Rutgers

Las chinches de semillas de coníferas occidentales pasan el invierno como adultos y, a menudo, encuentran su camino adentro, donde su fuerte zumbido cuando vuelan atrae la atención. Cuando se aplastan, tienen un olor característico, almizclado, de perenne-trementina. Se les ha llamado de muchas formas, pero rara vez por el nombre correcto. A menudo se confunden con las chinches de calabaza y las chinches asesinas, así como con la chinche apestosa marrón marmórea.

Las chinches de calabaza son una plaga en muchos jardines donde destruyen las hojas de calabacines, calabazas y otros miembros de la familia de las cucurbitáceas. Los adultos de las chinches de la calabaza no pasan el invierno como adultos y nadie los encontrará escurriéndose por una grieta para entrar en el interior en cualquier época del año.

Hace varios años, los periódicos publicaron artículos sobre un insecto asesino llamado insecto de los besos. En la parte sureste de los Estados Unidos, se culpó a este virus de transmitir la enfermedad del sueño africana. Este insecto también se parece al insecto de las semillas de coníferas occidentales. Hay insectos asesinos en Michigan, pero no transmiten ninguna enfermedad.

Para colmo de males, el pobre insecto de semillas de coníferas del oeste fue etiquetado con el nombre incorrecto cuando apareció por primera vez en Michigan. Los entomólogos primero los identificaron erróneamente como el insecto de la semilla del pino con patas de hoja. Así que ha sido un largo camino hacia el reconocimiento que tanto merecen. Si hay árboles de hoja perenne con conos en el área, su huésped misterioso puede ser el insecto de las semillas de coníferas del oeste. Así que revisa esa pata trasera y relájate.


Identificar un enorme escarabajo misterioso - Biología

Polilla de seda grande que se ve en Oregon desde mediados de julio hasta agosto. La envergadura del ala puede ser asombrosa de 4 a 6 pulgadas.

Prionus sp. & quot Escarabajos Prionus & quot

Escarabajos grandes que pueden ser tan grandes o más grandes que su pulgar. Como gusanos, estos escarabajos se alimentan de las raíces de árboles y arbustos. Para obtener más información sobre estos escarabajos, haga clic aquí.

Monochamus sp. & quotEscarabajos Sawyer & quot

Estos escarabajos nativos se confunden comúnmente con el escarabajo asiático de cuernos largos (ALB). Si ve uno de estos escarabajos y no está seguro de si es una de nuestras especies nativas o el ALB, envíelo a la clínica para su identificación.

Buprestis aurulenta & quot El Buprestid dorado & quot

Este llamativo insecto que perfora la madera se encuentra comúnmente en las flores que se alimentan de polen. El escarabajo inmaduro se alimenta bajo la corteza del pino Ponderosa y el abeto Douglas. Para obtener más información, visite la página de plagas forestales de la Universidad de Columbia Británica.

Noctua pronuba & quotGrandes alas amarillas & quot

Aunque se le llama & quot; amarillo debajo del ala & quot; el bajo ala de esta polilla es típicamente de un naranja brillante. La oruga de esta polilla se conoce comúnmente como gusano cortador y es una plaga común del tomate, la papa, la zanahoria, la fresa, la uva, la cebolla, la espinaca, la mostaza y la hierba.

Plodia interpunctella & quot; Polilla india de la harina & quot


Esta plaga es común en el hogar alimentándose de granos, comida para mascotas y cereal seco. Esta plaga a menudo pasa desapercibida hasta que las larvas terminan de alimentarse y se alejan para convertirse en crisálidas. Los capullos de esta polilla parecen pequeños sacos de huevos de araña en forma de cigarro y se encuentran comúnmente en las esquinas y grietas.

Anthrenus verbasci & quot Escarabajo de alfombra variado & quot

Esta es una plaga doméstica común que puede alimentarse de prácticamente cualquier cosa, como pegamento, papel, fibras de alfombras, granos almacenados, comida para mascotas y polen. La imagen de la derecha es la larva, la pupa y la piel de larva vacía.

Para obtener más información sobre esta plaga y otros escarabajos derméstidos, visite

Paracotalpa granicollis "Ositos"

Esta especie se encuentra comúnmente en primavera alimentándose de flores de manzano y hojas de melocotoneros. Desafortunadamente, se desconocen los hábitos alimenticios de la larva, sin embargo, algunos sugieren que puede alimentarse de las raíces de los pastos nativos.

Altica ambiens "Escarabajo pulga de aliso"

Esta plaga se alimenta de las hojas del aliso tanto en la edad adulta como en la inmadura. Las larvas esqueletizan las hojas (comiendo el tejido de la hoja pero dejando todas las venas, lo que da como resultado una apariencia de encaje) mientras que los adultos se alimentan de agujeros de bala (devorando círculos pequeños a medianos de material foliar). Los adultos hibernan en la base del árbol y emergen en la primavera para alimentarse y poner huevos. Las larvas están presentes desde finales de la primavera hasta finales del verano.

Centrodera spurca "Barrenador del abeto de Douglas"

Este es un escarabajo de cuernos largos común en el oeste que se alimenta bajo la corteza del abeto de Douglas como larva. Las manchas negras a los lados del escarabajo lo distinguen de algunas de las otras especies que se encuentran en Oregon.

Rosalia funebris "Barrenador de aliso con bandas"

Este es un escarabajo de cuernos largos que se encuentra comúnmente en todo el oeste. Las larvas se alimentan en los troncos de muertos de arce, aliso, fresno, sicomoro, roble y sauce. Los adultos emergen a mediados del verano y a menudo son encontrados por los propietarios de viviendas. Tenga en cuenta que las áreas de color claro de este escarabajo pueden variar de un blanco brillante a un azul pálido.

Lygus hesperus "Error de Lygus occidental"

Esta es una plaga común que se encuentra durante el verano. Se alimenta de una gran variedad de plantas, incluidas varias de importancia agrícola. El corazón de color crema en la parte posterior del insecto es un buen (pero no absoluto) identificador de esta especie.

Calligrapha multipunctata bigsbyana & quotEscarabajo de la hoja & quot

Este escarabajo es una plaga común que se alimenta de hojas de sauce como adulto y larva. Esta plaga es común en el huerto urbano donde se alimenta de sauces ornamentales.

Gluphisia severa & quot Guijarro con bandas & quot

Esta polilla es una de las primeras en emerger en primavera y se puede encontrar comúnmente en los semáforos a partir de mayo. Como oruga, se alimenta de abedules, cerezos, sauces y álamos, sin embargo, rara vez causa suficiente daño para ser notado.

Phyllodesma americana & quotLa polilla orejera americana & quot

Esta polilla se alimenta comúnmente de robles, álamos, álamos y sauces. La oruga de esta especie es un comedero solitario que rara vez causa suficiente daño para llamar la atención.

Ctenicera lobata "Haga clic en Escarabajo"

Se trata de una plaga de importancia económica en Columbia Británica en cultivos de cereales, cereales, hortalizas y pastos.


La exposición a insecticidas afecta los patrones intergeneracionales de metilación del ADN en el escarabajo de la patata de Colorado, Leptinotarsa ​​decemlineata

Brevik, K., E. M. Bueno, S. McKay, S. D. Schoville, Y. H. Chen. https://doi.org/10.1111/eva.13153

El uso de insecticidas es una fuerza selectiva generalizada en los agroecosistemas modernos. Los insectos herbívoros expuestos a estos insecticidas han podido desarrollar rápidamente una resistencia a ellos, pero no se comprende bien cómo pueden hacerlo. Una explicación posible, pero en gran parte inexplorada, es que la exposición a dosis subletales de insecticidas puede alterar los patrones epigenéticos que son hereditarios.

Por ejemplo, los mecanismos epigenéticos, como la metilación del ADN, que modifican la expresión génica sin cambiar el código genético subyacente, pueden facilitar la aparición de fenotipos resistentes de formas complejas. Evaluamos los efectos de la exposición a insecticidas subletales, con imidacloprid neonicotinoide, sobre la metilación del ADN en el escarabajo de la patata de Colorado, Leptinotarsa ​​decemlineata, examinar tanto los cambios globales en la metilación del ADN como los cambios específicos que se encuentran dentro de los genes y los elementos transponibles. Descubrimos que la exposición al insecticida condujo a disminuciones en la metilación global del ADN para las generaciones madre y F2, y que muchos de los sitios de cambios en la metilación se encuentran dentro de genes asociados con la resistencia a insecticidas, como el citocromo P450, o dentro de elementos transponibles. La exposición a dosis subletales de insecticida provocó cambios hereditarios en la metilación del ADN en un insecto herbívoro agrícola. Por lo tanto, la epigenética puede desempeñar un papel en la resistencia a los insecticidas, destacando un mecanismo fundamental de evolución al tiempo que informa cómo podríamos coexistir mejor con las especies de insectos en los agroecosistemas.


Adaptaciones - ¿Quién te va a comer?

Mosca ladrón posada en una hoja esperando la presa perfecta. Imagen de Jeevan Jose a través de Wikimedia Commons. Haga clic para ampliar y más información.

Las largas patas de los escarabajos tigre les ayudan a huir de algunos enemigos como las moscas ladronas. Estas moscas se abalanzan sobre una percha para atrapar insectos voladores en el aire. Siempre que un escarabajo tigre pueda correr por el suelo, puede escapar fácilmente de la mosca ladrona. Pero a veces los escarabajos tigre son perseguidos por depredadores más rápidos como los lagartos. Entonces, el escarabajo tigre usa un arma secreta. Extienden sus alas de vuelo ocultas y se elevan por los aires. La mayoría de los escarabajos tigre no vuelan más de 20 o 30 pies, pero es suficiente para apartarse del camino de un lagarto. Pero, ¿qué atacante espera para agarrarlos en vuelo? Lo adivinaste, el ladrón vuela. ¿Correr o no correr? ¿Cómo sabe el pobre escarabajo tigre qué decisión tomar?

Si un escarabajo elige no correr, tiene algunos otros trucos que puede intentar para evitar que se lo coman. Muchos escarabajos tigre tienen colores que combinan con el suelo sobre el que corren. Este camuflaje dificulta que algunos enemigos los vean. Otros escarabajos tigre tienen un patrón de rayas y manchas en la espalda que dificultan que algunos enemigos los reconozcan como insectos. Si los trucos a la vista no funcionan, el simple hecho de tener el tamaño incorrecto puede tener sus beneficios. Algunos escarabajos tigre son demasiado grandes para que los manejen las arañas y las moscas ladronas. El pequeño tamaño de otros escarabajos tigre los hace demasiado pequeños para que las aves desperdicien energía persiguiéndolos.

Algunos escarabajos tigre producen sustancias químicas venenosas y muestran colores de advertencia a otros animales para que no se los coman. Este escarabajo tigre metálico de Carolina, Tetracha carolina, produce cianuro que puede enfermar a un animal o matarlo si decide comerlo.

Para algunos escarabajos tigre, evitar o huir de los depredadores no es suficiente. Estos escarabajos pueden dar un poco de miedo. Producen un veneno llamado cianuro que puede liberarse en la boca de un depredador. Pocos animales, incluidas las personas, pueden comer cianuro sin enfermarse. Incluso puede matar a pequeños depredadores. Muchos de los escarabajos tigre que usan cianuro para protegerse también tienen partes del cuerpo de color naranja brillante. Incluso los depredadores que no son los más inteligentes pueden aprender a reconocer que los parches de color naranja brillante no deben ser molestados. Estos depredadores recordarán que la última vez que intentaron comer algo de color naranja brillante, terminaron con la boca llena de cosas de mal sabor. Es posible que incluso hayan tenido que vomitar.


Trivittata es del latín tri (tres) + vittata (con bandas).

Los insectos de Boxelder se alimentan casi por completo de las semillas en desarrollo de los árboles de Boxelder, arce y fresno. [1] El insecto del boxelder a veces se confunde con insectos pertenecientes al género Jadera, y con el error boxelder occidental (Boisea rubrolineata) con el que está relacionado. El nombre "chinche apestosa", que se aplica con más frecuencia a la familia Pentatomidae, a veces se usa incorrectamente para referirse a Boisea trivittata. En cambio, las chinches boxelder pertenecen a la familia Rhopalidae, las llamadas "chinches de plantas sin olor". Sin embargo, los bichos del boxelder tienen un olor fuerte y liberarán un compuesto picante y de mal sabor al ser molestados para desalentar la depredación. Esto les permite formar agregaciones conspicuas sin ser atacados. [4] Estos insectos se alimentan, ponen huevos y se desarrollan en los árboles boj, más comúnmente en los árboles hembras cuando producen semillas. Los bichos de Boxelder prefieren las semillas, sin embargo, también chupan las hojas. Se pueden observar con frecuencia en el arce, ya que estos árboles también les proporcionan semillas. Las chinches de Boxelder invernan en restos de plantas o lugares protegidos habitados por humanos y otras estructuras adecuadas.

Aunque se especializan en semillas de arce, arce y fresno, [1] pueden perforar otras partes de la planta mientras se alimentan. No se clasifican como plagas agrícolas y, por lo general, no se consideran perjudiciales para las plantas ornamentales. [5] Sin embargo, se sabe que dañan algunas frutas en el otoño cuando dejan sus cuarteles de verano en los árboles y buscan áreas para pasar el invierno. [5] La alimentación de los insectos produce hoyuelos, cicatrices, deformación de la fruta, tejido corchoso e incluso caída prematura de la fruta en las fresas y algunos frutos de los árboles. [5]


Identificar un enorme escarabajo misterioso - Biología

Hay más de 1000 especies descritas de anobiids. Muchos son barrenadores de la madera, pero dos, el escarabajo de la farmacia, Stegobium paniceum (L.) (conocido en el Reino Unido como el escarabajo de las galletas) y el escarabajo de los cigarrillos, Lasioderma serricorne (F.) (también conocido como el escarabajo del tabaco), atacan los productos almacenados. Las plagas de productos almacenados causan enormes daños y pérdidas económicas a los granos y semillas almacenados y después de la cosecha, los productos alimenticios envasados ​​y los artículos y productos derivados de animales y plantas. Además de causar daño directo al alimentarse, provocan disgusto, molestia e ira en muchos de los que los encuentran infestando estos productos.

Figura 1. Escarabajo de farmacia adulto, Stegobium paniceum (L.). Fotografía de B.J. Cabrera, Universidad de Florida.

Distribución (volver al principio)

Los escarabajos de las farmacias tienen una distribución mundial, pero son más abundantes en regiones más cálidas o en estructuras calientes en climas más templados. Son menos abundantes en los trópicos que el escarabajo de los cigarrillos.

Descripción e identificación (volver arriba)

Adultos: Los escarabajos son cilíndricos, de 2,25 a 3,5 mm (1/10 a 1/7 de pulgada) de largo y tienen un color marrón uniforme a marrón rojizo. Tienen filas longitudinales de pelos finos en los élitros (cubiertas de las alas). Los escarabajos de las farmacias son similares en apariencia al escarabajo de los cigarrillos, sin embargo, se pueden usar dos caracteres físicos para diferenciarlos. Las antenas del escarabajo del cigarrillo son dentadas (como los dientes de una sierra) mientras que las antenas del escarabajo de la farmacia no lo son y terminan en un garrote de 3 segmentos. La otra diferencia es que los élitros (cubiertas de alas) del escarabajo de la farmacia tienen filas de hoyos que les dan un aspecto estriado (rayado) mientras que los del escarabajo de los cigarrillos son lisos.

Figura 2. Antenas dentadas de un escarabajo de cigarrillos, Lasioderma serricorne (F.), (izquierda) y antenas aplastadas de un escarabajo de farmacia, Stegobium paniceum (L.) (derecha). Fotografía de B.J. Cabrera, Universidad de Florida.

Figura 3. Élitros estriados de un escarabajo de farmacia adulto, Stegobium paniceum (L.). Fotografía de B.J. Cabrera, Universidad de Florida.

Figura 4. Comparación de los élitros y antenas del escarabajo del cigarrillo, Lasioderma serricorne (F.), (izquierda) y el escarabajo de la farmacia, Stegobium paniceum (L.) (derecha). Dibujos por División de Industria Vegetal.

Larvas: Pequeñas larvas blancas, los últimos estadios tienen forma de escarabajo. Son similares a las larvas del escarabajo de los cigarrillos, pero tienen pelos más cortos y la marca en la cabeza termina en una línea recta a lo largo de las frondas, justo por encima de las piezas bucales.

Figura 5. Larva del escarabajo de la farmacia, Stegobium paniceum (L.). Fotografía de B.J. Cabrera, Universidad de Florida.

Figura 6. Comparación de una larva de un escarabajo del cigarrillo, Lasioderma serricorne (F.), (izquierda) y el escarabajo de la farmacia, Stegobium paniceum (L.) (Derecha). Fotografía de B.J. Cabrera, Universidad de Florida.

Historia de vida (volver al principio)

Las hembras ponen hasta 75 huevos en la comida o el sustrato. El período larvario varía de cuatro a 20 semanas. Las larvas hacen un túnel a través del sustrato y cuando están completamente desarrolladas construyen un capullo y pupan. La pupación tarda de 12 a 18 días. Las hembras adultas viven aproximadamente de 13 a 65 días. El ciclo de vida completo es generalmente de menos de dos meses, pero puede durar hasta siete meses. La duración del ciclo de vida depende en gran medida de la temperatura y la fuente de alimento. El desarrollo ocurre entre 60 a 93 & degF (

15 a 34 & degC) pero es óptimo en aproximadamente 85 & degF (

30 ° C) y 60 a 90% de humedad relativa.

Estado de plagas (volver al principio)

El escarabajo de la farmacia ataca una variedad tan amplia de alimentos y materiales que una cita anónima afirma que & cita cualquier cosa menos hierro fundido. & Quot; Obtiene su nombre de su hábito de alimentarse de medicamentos recetados. También se alimenta de harinas, mezclas secas, panes, galletas, chocolates y otros dulces y especias. El material no alimenticio incluye lana, cabello, cuero, cuerno y especímenes de museo. Se encuentra en nidos de palomas y se sabe que perfora libros, objetos de madera y, en algunos casos, papel de aluminio o estaño y láminas de plomo. La alimentación de las larvas representa la mayor cantidad de daño. Los especímenes de museo y herbario son vulnerables a los ataques. Un daño leve y la contaminación pueden arruinar estos artículos valiosos e invaluables. Los escarabajos de las farmacias albergan levaduras simbióticas que producen vitaminas B. Las levaduras se depositan sobre los huevos a medida que pasan por el oviducto y son consumidas por las larvas durante la eclosión del huevo. Estas levaduras permiten al escarabajo de la farmacia alimentarse y sobrevivir con muchos alimentos y otros artículos de mala calidad nutricional.

Gestión (volver al principio)

Hogar. Prevenir y controlar las infestaciones de escarabajos de las farmacias es relativamente simple: los insecticidas deben usarse solo como último recurso. Localizar la fuente o fuentes de infestación es el primer y más importante paso. Los artículos muy infestados deben envolverse en plástico pesado, sacarse afuera y desecharse. Todos los recipientes y artículos de alimentos deben revisarse para detectar infestación. Los artículos se pueden colocar en el refrigerador o congelador (16 días a 36 ° F o siete días a 25 ° F) para matar todas las etapas. Coloque los artículos en una bolsa de plástico para reducir los problemas de condensación durante la descongelación. También es eficaz calentar pequeñas cantidades de material infestado (190 ° F durante una hora, 120 ° F durante 16 a 24 horas) en un horno. Los elementos no infestados se pueden tratar con frío o calor para garantizar que se eliminen las etapas no detectadas.

Para prevenir la reinfestación, limpie la harina derramada, mezclas, migas, etc. y aspire y limpie completamente las áreas donde se almacenaron los artículos contaminados. Almacene los alimentos en recipientes herméticos de vidrio, metal o plástico. Los recipientes transparentes facilitan la verificación de la infestación. El tratamiento químico con insecticidas disponibles comercialmente o reguladores del crecimiento de insectos generalmente no es necesario, pero si se usa, asegúrese de seguir la etiqueta.

Comercial. El escarabajo de las farmacias es una plaga común de los productos alimenticios procesados ​​y envasados. Se encuentra en molinos harineros, panaderías, alimentos para mascotas, fabricación de cereales para el desayuno y plantas de bocadillos, fábricas de chocolate, confiterías, centros de distribución mayorista y, a veces, tiendas minoristas. Los programas de manejo integrado de plagas (MIP) a menudo se implementan para controlar las infestaciones en las instalaciones de procesamiento, distribución y almacenamiento.

El control a gran escala de infestaciones graves se puede lograr mediante la fumigación. Sin embargo, el uso de un fumigante, el bromuro de metilo, que destruye el ozono en la atmósfera, fue prohibido en 2005 de acuerdo con una adición al Protocolo de Montreal (un acuerdo internacional firmado por más de 150 países) en 1995. Se ha utilizado tratamiento térmico con éxito limitado. Se obtiene un control eficaz cuando se mantiene una temperatura de aproximadamente 50 ° C (122 ° F) durante 24 a 36 horas.

Los insecticidas residuales registrados para su uso en los escarabajos de las farmacias se pueden aplicar a las grietas, hendiduras y estantes en las áreas de almacenamiento después de retirar los productos almacenados (verifique las etiquetas para el uso específico). Los reguladores del crecimiento de insectos (IGR) pueden usarse como parte de un programa de MIP. Se pueden usar trampas adhesivas cebadas con la feromona sexual femenina, estegobinona, para monitorear escarabajos adultos. Se ha probado la captura masiva, que implica colocar un gran número de trampas en áreas infestadas con la intención de atrapar un gran número de escarabajos para reducir la población, pero la efectividad es limitada porque solo los machos se sienten atraídos por las trampas. Para que la captura masiva de los escarabajos de las farmacias tenga éxito, se debe capturar una cantidad suficiente de machos para garantizar que pocas hembras se apareen. Las trampas de feromonas se utilizan principalmente para detectar y monitorear poblaciones de escarabajos. Las trampas generalmente se colocan en un patrón similar a una cuadrícula dentro de una instalación y se monitorean a intervalos regulares para detectar machos atrapados. Si una o más trampas en un área en particular capturan una mayor proporción de escarabajos, entonces se colocan más trampas en esa área para identificar el origen de la infestación.

Enemigos naturales (volver arriba)

El escarabajo de la farmacia es atacado por una variedad de enemigos naturales generalistas. Los depredadores incluyen Tenebriodes sp. (Tenebrionidae), Thaneroclerus sp. (Cleridae) y varios carábidos. Los huevos pueden ser consumidos por ácaros depredadores. Los parasitoides incluyen avispas de las familias Pteromalidae, Eurytomidae y Bethylidae. Sin embargo, el control biológico de plagas de productos almacenados no se ha adoptado ampliamente. Parte del problema es que, aunque reduce la cantidad de pesticidas utilizados para el control, la liberación de insectos beneficiosos para controlar las plagas de productos almacenados aumenta la cantidad total de insectos y partes de insectos en los alimentos.

Ecología química (volver arriba)

La feromona sexual del escarabajo de la farmacia, estegobinona (2,3-dihidro-2,3,5-trimetil-6- (1-metil-2-oxobutil) -4H-piran-4-ona) se utiliza en trampas y señuelos disponibles comercialmente. . La estegobinona también se ha identificado como la feromona sexual de un anobiide que se alimenta de madera, el escarabajo común de los muebles. Anobium punctatum. Los ensayos de túnel de viento en un estudio revelaron que los escarabajos masculinos de los muebles se sentían atraídos por los extractos femeninos de escarabajos de las farmacias. Por lo tanto, los señuelos con cebo con estegobinona se pueden comercializar para dos especies de plagas diferentes. La estegobinona también se ha identificado tentativamente como la feromona sexual de otros dos anobiides destructores de la madera de la costa del Pacífico central de América del Norte. Hemicoelus gibbicollis y Ptilinus basalis.

Figura 7. Estructura química de la estegobinona, una feromona sexual del escarabajo de la farmacia, Stegobium paniceum (L.). Gráfico de B.J. Cabrera, Universidad de Florida.

Referencias seleccionadas (volver al principio)

  • Baur FJ. 1991. Métodos químicos para controlar las plagas de insectos de los alimentos procesados. págs. 427-440. En Gorham JR (ed.), Ecología y manejo de plagas de la industria alimentaria. Boletín técnico de la FDA 4.
  • Granovsky TA. Plagas de productos almacenados. págs. 635-728. En Moreland D (ed.), Manual de control de plagas (por Mallis A), octava edición. Mallis Handbook and Technical Training Co.
  • Hill DS. 1990. Plagas de productos almacenados y su control. Prensa CRC, Boca Raton. 274 págs.
  • Howe RW. 1957. Un estudio de laboratorio del escarabajo de los cigarrillos, Lasioderma serricorne (F.) (Col., Anobiidae) con una revisión crítica de la literatura sobre su biología. Boletín de investigación entomológica 48: 9-56.
  • Krischik V, Burkholder W. 1995. Insectos de productos almacenados y agentes de control biológico. págs. 85-102. En Krischik V, Cuperus G, Galiart D (eds.) Gestión de productos almacenados. Circular del Servicio de Extensión Cooperativa de Oklahoma Número E-912.
  • Phillips TW. 1994. Feromonas de insectos de productos almacenados: estado actual y perspectivas futuras. págs. 479-486. En Highley E, Wright EJ, Banks HJ, Champ BR (eds.), Actas de la 6ª Conferencia de trabajo internacional sobre protección de productos almacenados, vol. 1. CAB International, Wallingford, Reino Unido.
  • Philips TW. 1997. Semioquímicos de insectos de productos almacenados: investigación y aplicaciones. Revista de investigación de productos almacenados 33: 17-30.
  • Phillips TW, Berberet RC, Cuperus GW. 2000. Manejo integrado de plagas poscosecha, págs. 2690-2701. En Francis FJ (ed.), The Wiley Encyclopedia of Food Science Technology, 2ª edición. John Wiley and Sons, Nueva York.
  • Phillips TW, Cogan PM, Fadamiro HY. 2000. Pheromones, págs. 273-302. En Subramanyam B, Hagstrum DW (eds.), Alternativas a los pesticidas en el IPM de productos almacenados. Editores académicos de Kluwer, Boston.
  • Departamento de agricultura de los Estados Unidos. 1980. Insectos almacenados en grano. Manual de agricultura del USDA-ARS número 500, 57 págs.
  • White PR, Birch MC. 1987. Feromona sexual femenina del escarabajo común de los muebles. Anobium punctatum (Coleoptera: Anobiidae): Extracción, identificación y bioensayos. Revista de Ecología Química 13: 1695-1706.

Autores: Brian J. Cabrera, Universidad de Florida
Fotografías y dibujos: B.J. Cabrera, División de Industria Vegetal de la Universidad de Florida
Diseño web: Don Wasik, Jane Medley
Número de publicación: EENY-228
Fecha de publicación: agosto de 2001. Revisado: julio de 2014. Revisado: diciembre de 2017. Última revisión: abril de 2021.

Una institución que ofrece igualdad de oportunidades
Editora y Coordinadora de Criaturas Destacadas: Dra. Elena Rhodes, Universidad de Florida


PICADURAS MISTERIORES: Causas de insectos y no insectos

Casi todo el mundo experimenta lo que parecen ser picaduras de insectos de vez en cuando. La irritación puede ir acompañada de ronchas, sarpullido, picazón o quizás la sensación de que algo se arrastra sobre la piel. Incluso cuando no hay errores evidentes, la molestia puede ser suficiente para desencadenar una llamada a un exterminador. Desafortunadamente, los pesticidas pueden no ser la respuesta. A menos que se descubra la causa subyacente, es probable que el malestar continúe.

Es importante darse cuenta de que hay muchas causas de reacciones de tipo mordedura, algunas de las cuales están relacionadas con plagas y otras no. Los profesionales del manejo de plagas generalmente pueden brindar alivio si los insectos o ácaros son los culpables. Si no se encuentran plagas, es posible que el cliente deba consultar a un dermatólogo u otro profesional aliado. The following information is intended to help those who believe they have a biting pest problem where the source of irritation has not been identified.

STARTING THE INVESTIGATION

The cause of perceived ‘bug-bites’ is often far from obvious. Investigations should be thoughtful and systematic, ruling out likely possibilities through the process of elimination. A good rule of thumb in such cases is that no pesticide should be applied unless biting pests or clear evidence of them are discovered or strongly suspected. A thorough investigation is more likely to yield a solution.

Treating without a known target pest can mislead the client into thinking that spraying will fix the problem, which it seldom does. Additional (unnecessary) treatments may be requested thereafter whenever someone complains of an itch.

To conduct a careful investigation, it is useful to interview the client before inspecting the premises. In commercial settings such as an office building, this may involve talking with management as well as affected employees. A questionnaire (see the bottom of this page for the questionnaire, or view this downloadable PDF version) can be helpful for gathering facts that may solve the mystery. One of the most important questions to ask is if anyone has actually seen or captured any bugs as the irritation is occurring. With a few notable exceptions (e.g., bed bugs, certain types of mites), most pests that bite humans are likely to be seen as the irritation is felt. It’s also important to consider the pattern of bites within the building – e.g. are several people affected or just a few? Where are incidents being reported? Is there an association between the onset of symptoms and certain maintenance activities, such as the installation of new carpet, or work on the heating and cooling system? Have there been birds, bats, rodents, or other animals that could possibly be harboring parasites? Such questions can yield important clues worthy of further investigation.

THE INSPECTION

Mystery bite investigations differ from most other pest inspections because the ‘culprit’ is unknown. The list of potential irritants is long and many fall outside the realm of pest control. Inspections should initially seek to determine if biting pests are involved. If they are not, customers may still want to know about other factors that may be causing the discomfort.

During the investigation, various specimens could require identification. Those that are small will require magnification to see clearly. Ideally, specimens should be placed in non-crushable containers instead of in envelopes or under tape. Another method of capture is to install several glue traps at locations where bites have been reported. Although such traps are not always reliable, they are another potential tool that could help determine if biting pests are present.

Fig. 2: Glue traps can help to reveal pests capable of causing irritation.

Persons complaining of invisible mites or insects crawling over their skin are sometimes advised to place strips of clear cellophane tape over the affected area while the sensations are occurring. Unfortunately, this seldom reveals the cause of a mystery bite problem. Neither does collecting samples from carpet and floors with a vacuum. Industrial hygienists may use suction devices for collecting fibers and air-borne contaminants, but vacuuming by householders seldom reveals biting pests and samples are tedious to sort through and process. The appearance of bites or welts on the body can also provide clues, although ‘bug bites’ are difficult to diagnose, even by physicians.

Fig. 3: ‘Bug bites’ are difficult to diagnose, even by physicians.

The most useful tactic for these cases is knowing where and what to look for. With mystery bites, the list of potential irritants is extensive.

SOURCES OF IRRITATION

Irritations of unknown origin may be from arthropods (insects or mites) or a multitude of other factors which have nothing to do with pests. Below are the more common sources worthy of consideration.

Obscure Biting Pests

In some mystery bite cases, insects or mites truly are the culprit. These are some that should be foremost in the minds of inspectors.

Bed bugs have become increasingly common and should always be considered a possibility in mystery bite investigations. People are usually bitten at night while they are sleeping. Initially the bite is painless and victims seldom know they are being bitten. The typical reaction is itchy red welts on exposed skin appearing within a day or so of the incident – although there can be a delayed reaction over a matter of days in some cases. Others have little or no reaction to the bites. Since bed bugs also remain well-hidden, victims often are bitten repeatedly yet never see an insect. Confirmation requires finding the bugs, shed skins or dark fecal spots of digested blood, which can be difficult especially in the early stages of infestation.

Fig. 4: Bed bugs should always be considered a possibility in mystery bite investigations.

Because bed bugs are cryptic and nocturnal, visual inspection alone sometimes fails to reveal their presence. Various devices are available to help detect their presence. Among the most popular detection methods are small plastic dishes (e.g. ClimbUp®), that wandering bed bugs crawl or fall into but cannot escape due to the slippery inner surface. Por lo general, los dispositivos se colocan debajo de las patas de las camas y los asientos, o cerca.

Fig. 5: Dish-shaped traps can be placed under beds and sofas to help monitor for bed bugs.

When bed bug-like insects are found, it is important to consider whether bats, birds or other wild hosts are involved. Although similar in appearance to the kind of bed bug that prefers humans, bat bugs and bird bugs require different management procedures.

Fleas are another common source of insect bites within homes. Fleas are fast moving and jump when disturbed. However, because they are brownish and about 1/8" long, they are usually noticed. Bites typically occur around the lower legs and ankles, producing a small, red, hardened, itchy welt. Fleas are most often associated with pets, although the presence of mice, rats, squirrels, skunks, possums or raccoons can also result in infestations. Animal hosts need to be present for extended periods for fleas to become established — a brief visit by a dog or cat, for example, is unlikely to cause problems. Infestations can be confirmed by examining pets, installing traps (e.g., myFleaTrap®), or walking the premises in white socks pulled high (which makes the presence of the pests more obvious).

Fig. 6: Fleas generally bite low on the leg, whereas bed bugs attack any exposed skin.

Liceare another possible source of itching and irritation. Infestations occur on the head and other hairy areas of the body. Lice are tiny, whitish-grey insects that are visible under close examination by the client or physician. Because they largely remain on the host, treatment of premises is not required nor is it recommended. The types of lice that bite humans are mainly acquired through close personal contact or sharing of hats or combs.

Fig. 7: Lice cause itching and irritation but are easy to diagnose.

Mites are tiny pests that occasionally bite and irritate people. Some feed on animals, others infest stored foods, and some dwell outdoors in vegetation. Contrary to popular belief, most mites that bite people in buildings are large enough to be seen with the naked eye. There also is no such thing as a ‘cable’, ‘computer’ or ‘paper’ mite — these terms are purely fictitious. Mite infestations in buildings can result from birds nesting in eaves, attics, etc., or from mice or rats. When a bird or rodent dies or leaves the nest, thousands of parasitic mites can migrate indoors and bite humans. Domestic fowl (chickens, parakeets, etc.), gerbils and hamsters also may harbor mites capable of biting people. Bird and rodent mites are tiny, but appear as dark slow-moving specks — they are about the size of a period. Mites cannot jump or fly.

Fig. 8: Mites infesting birds and other animals sometimes also bite people.

A few parasitic mites are too small to be seen with the naked eye. The human scabies mite burrows into the skin, causing intense itching accompanied by a rash. Skin between fingers, wrists, elbows and shoulder blades are areas most often affected. Transmission of scabies mites occurs only through close personal contact or sharing the same bed. Fortunately, scabies is a rather rare condition that is readily diagnosed by dermatologists and other competent physicians. No treatment of the premises is needed since these mites cannot survive off a human.

Various mites living indoors also infest stored food products such as grains, meats, cheese and dried fruit. Food and mold mites tend to infest items stored for long periods that have become moist or moldy. Tremendous numbers may develop in such places as pet food bags, non-refrigerated smoked meats, or caged animal litter. At times populations may disperse outward from breeding sites and annoy humans. Food and mold mites do not suck blood but can irritate the skin. They appear as tiny, pale-colored slow-moving specs on dark surfaces.

Fig. 9: Mites infesting a bag of pet food.

Other mites that can bite humans live outdoors in vegetation. Chiggers (the immature stage of the harvest mite) live in tall weeds and dense vegetation. They crawl onto people and often attach where clothing fits tightly, such as around ankles, waist or armpits. Chigger bites produce hard red welts that begin itching intensely within 24 hours. Consequently, people may not associate the irritation with being bitten outdoors the day before.

Fig. 10: Chigger bites produce hardened welts that itch intensely.

Another nearly microscopic biter, the straw itch mite, infests straw, grain or hay. Severe rash and itching results from handling infested materials in barns, stables, etc. Yet another type of itch mite inhabits the leaf galls of oak trees. In late summer or autumn, tremendous numbers of the mites can become airborne, landing on people. The bites are red, itchy, and painful, appearing on the face, neck, chest and arms. Fortunately, outbreaks of this mite are sporadic and have been reported mainly in the Midwest. Itch mites may be the culprit if the victim was outdoors near oak trees. Like chigger bites, the irritation may not be felt until the following day. Delayed reaction to bites is also common with ticks and mosquitoes, and from exposure to poison ivy/oak. Asking clients if they have spent time outdoors can help determine if such pests might be involved.

One additional mite worth mentioning is the house dust mite. Dust mites are common indoors where they feed on dander (bits of shed skin) from people and pets. Large numbers may persist in beds, couches and carpet, but are generally too small to be seen with the naked eye. People sometimes think dust mites are capable of causing itching and bite-like reactions but this is untrue. Their annoyance is limited to an ability to cause allergies, with symptoms such as stuffy or runny nose, sneezing, cough, watery eyes and asthma. Diagnostic kits for detecting house dust mites can be bought from pharmacies and allergy testing can be performed by a physician.

Thrips are tiny (1/16") straw-colored insects that feed on plants. They have piercing mouthparts for sucking plant juices but can also bite humans. The bite feels like a pinprick. In late summer, huge numbers of these insects may become airborne, landing on people’s clothing and skin. Some also may be transported on air currents into factories, warehouses, etc. Although houseplants are seldom the source for these or other biting pests, they are still worth checking during inspections.

Sand flies, also called biting gnats, punkies or no-see-ums, breed in swamps, marshes and other moist areas outdoors. They are vicious biters yet so small (1/32"- 1/8") that their presence often goes unnoticed. Fortunately, biting flies seldom breed indoors. Several other tiny flies which are harmless (e.g., fungus gnats) hacer occur indoors, however, and will need to be identified to alleviate client concerns.

Arañas are often thought to be responsible for bites of unknown origin. In truth, most spiders are harmless, timid creatures and bites are a rare event. When spider bites do occur, it usually is in response to being crushed or threatened they do not ‘pounce’ on a person as they would a fly. As with other potential biters, it is extremely difficult to diagnose a spider bite from the lesion alone. Lacking an actual spider doing the biting, such diagnoses even by physicians should be regarded as little more than a guess.

Non-Pest Irritants

If the investigation reveals biting insects or mites, appropriate pest control measures can be taken. If no such pests are discovered, the person should be referred to a dermatologist, industrial hygienist, or other allied professional. Following are some of the more common (non-pest) irritants that these entities may consider.

Household Products. Everyday items found in homes and buildings can cause skin reactions similar to ‘bug’ bites’. Products most often implicated include soaps, detergents and cleansers, cosmetics, hair products, medications, paper/cardboard, printing inks (as from multiform carbonless paper), and certain types of clothing, especially those containing fire retardants. Sometimes the location of the rash or irritation suggests the cause. For instance, a rash on hands and arms of factory workers might be due to cleaning compounds or materials they are handling such as cardboard. If a connection can be made to one of these possible irritants, avoiding further exposure may solve the problem. A dermatologist can confirm that a particular product, rather than a pest, is responsible.

Environmental Factors. When multiple people experience itching and irritation in the absence of pests, the cause is often some irritant in the environment. Among the most common are tiny fragments of paper, fabric, or insulation. When these adhere to skin, they can produce symptoms ranging from a mild prickling or crawling sensation to intense itching accompanied by rash, welts or sores. If fibers or fragments are involved, the irritation usually occurs on exposed areas of the body — arms, legs, face, neck, etc. Such problems are rather common where large amounts of paper or cardboard are processed, like offices, filing rooms, and distribution centers. New or badly worn carpets, drapes, and upholstery also shed fibers that can irritate skin. Laundering clothes or blankets in a washer/dryer previously used to clean curtains can likewise cause irritation due to the shedding of fiberglass and other materials. Other possibilities include sound-deadening fibers from ceiling tiles, or insulation fibers emitted from heating and cooling systems. These are especially likely if there has been recent repair work on the ceiling or air-handling system.

Fig. 11: Cardboard, fabric and insulation fibers can cause irritation mistaken for insect bites.

Irritation can be worsened by static electricity, which increases the attraction of particulates to exposed skin. Low humidity, electronic equipment, and nylon in carpeting, upholstery, or women's stockings all increase levels of static electricity and the potential for particle-induced irritation. Static electricity also causes body hair to move, giving the impression something is crawling over the skin.

If fibers or fragments are suspected, floors, furniture and work surfaces should be thoroughly cleaned. In offices, static-reducing measures can be implemented, such as raising the humidity level of the air and installing static-resistant mats under chairs. Anti-static sprays can be used to treat seating areas. Dryness alone can also cause irritation, producing a condition known as ‘winter itch.’ As skin loses moisture, itching results — a particular problem during winter and in older people. Similar reactions may occur from changes in temperature that can make skin more sensitive. A skin moisturizer can be helpful in such situations, or consult with a dermatologist.

Volatile indoor pollutants can also cause irritation. Although such compounds most often cause headaches or eye, nose, and throat discomfort, some may cause welts and rashes. Materials most often implicated include ammonia-based cleansers, formaldehyde emitted from materials such as plywood, carpet, and cardboard, tobacco smoke, and solvents and resins in paints and adhesives. Reactions often occur in industrial settings or buildings receiving new paint, wall or floor coverings. If indoor air pollutants are suspected, the client may want to contact an industrial hygienist to monitor for allergy-producing contaminants. Companies specializing in environmental health monitoring have online listings in most cities.

Medical Conditions. Health-related conditions also may cause symptoms mistaken for bug bites. Itching and irritation are common during pregnancy, especially during the last trimester. Similar symptoms are associated with diabetes, liver, kidney, and thyroid disorders, and herpes zoster (shingles). Food allergies and prescription or recreational drugs are other common causes of such symptoms. One's overall emotional state, including stress at work or home, can also trigger skin irritation. Moreover, the response can be induced in other people simply by the ‘power of suggestion.’ When one person in a group experiences itching and irritation and talks about it, others often feel the urge to scratch as well.

Fig. 12: Methamphetamine and other psychostimulant drugs can cause symptoms that mimic insect bites.

Delusions of parasitosis is a more serious emotional disorder characterized by the conviction that living organisms are infesting one’s body. Delusory parasitosis patients have similar symptoms and patterns of behavior which tend to sound unusual. Patients typically report bugs or mites invading various areas of their body — often vanishing then reappearing, or perhaps changing colors while being observed. Specimens submitted for identification (often in great quantity) usually consist of bits of dead skin, hair, lint, and other debris. The individual’s skin may have become irritated from persistent scratching, bathing, and application of ointments and chemicals. Clothing and household items often are repeatedly washed or discarded. Sufferers commonly have visited one or more doctors with no definitive diagnosis or relief.

Fig. 13a: Delusions of parasitosis patients often submit numerous samples for identification.
Fig. 13b: Self-inflicted scratches and scarring may also be evident.

While these cases may seem bizarre, they are tragically real to the patient. Sufferers often are convinced that spraying insecticides will fix the problem — but treatment of the disorder lies outside the realm of pest control. Such cases should be referred to a dermatologist or mental health professional. Unfortunately, it may be difficult to convince affected individuals to seek professional help, except perhaps by involving another family member.

RESUMEN. There is no simple way to diagnose ‘mystery bite’ complaints. Oftentimes, the itching or irritation has nothing to do with insects or mites and cannot be solved by pest control. Approaching each case in a thoughtful, methodical manner will increase the chances of finding a solution. Such sensations are real to the client, and should be addressed with care and concern.

CAUTION: Some pesticides mentioned in this publication may not be legal in your area of the country. If in doubt, please consult your local cooperative extension service or regulatory agency. Furthermore, ALWAYS READ AND FOLLOW LABEL DIRECTIONS FOR THE PRODUCT YOU ARE USING.

Please note that content and photos in this publication are copyrighted material and may not be copied or downloaded without permission of the Department of Entomology, University of Kentucky.

MYSTERY BITE QUESTIONNAIRE

    Area(s) within building where bites are occurring _______________________________

When did problem first occur? ______________ Frequency of occurrence ___________

Time of day ________________

Description of symptoms (welts, rash, itching, etc.) _____________________________

Area(s) of body affected ___________________________________

Has patient seen a doctor (e.g., dermatologist)? If so, what was the diagnosis?

Have insects or mites suspected of causing irritation been seen or captured? _______

If so, were they identified by an entomologist or other competent professional? ______

Has there been infestation of birds, bats, rodents, raccoons, squirrels, etc. within past

6 months? ________ If so, where in the building? ____________________________


Beetles Have Been Around for About 270 Million Years

The first beetle-like organisms in the fossil record date back to the Permian Period, roughly 270 million years ago. True beetles — those that resemble our modern-day beetles — first appeared about 230 million years ago. Beetles were already in existence before the breakup of the supercontinent Pangaea, and they survived the K/T extinction event thought to have doomed the dinosaurs. How have beetles survived for so long, and withstood such extreme events? As a group, beetles have proved remarkably adept at adapting to ecological changes.


Contenido

The Reduviidae are members of the suborder Heteroptera of the order Hemiptera. The family members are almost all predatory, except for a few blood-sucking species, some of which are important as disease vectors. About 7000 species have been described, in more than 20 recognized subfamilies, making it one of the largest families in the Hemiptera.

The name Reduviidae is derived from the type genus, Reduvius. That name, in turn, comes from the Latin reduvia, meaning "hangnail" or "remnant". Possibly this name was inspired by the lateral flanges on the abdomen of many species.

  • Lopodytes
  • Melanolestes
  • Platymeris
  • Pselliopus
  • Psytalla
  • Rasahus
  • Reduvius
  • Rhiginia
  • Sinea
  • Zelus

While members of most subfamilies have no common names other than assassin bugs, among the many subfamilies are a few with their own common names that are reasonably widely recognized, such as:

  • Ambush bugs - subfamily Phymatinae
  • Thread-legged bugs - subfamily Emesinae, including the genus Emesaya
  • Kissing bugs (or cone-headed bugs) - subfamily Triatominae, unusual in that most species are blood-suckers and several are important disease vectors
  • the species known as the "wheel bug" - Arilus cristatus

Adult insects range from about 4.0 to 40 mm, depending on the species. They most commonly have an elongated head with a distinct narrowed 'neck', long legs, and prominent, segmented, tubular mouthparts, most commonly called the proboscis, but some authors use the term "rostrum". Most species are bright in colour with hues of brown, black, red, or orange.

The most distinctive feature of the family is that the tip of the proboscis fits into a ridged groove in the prosternum, where it can be used to produce sound by stridulation. Sound is made by rasping the proboscis against ridges in this groove stridulitrum (stridulatory organ). These sounds are often used to discourage predators. When harassed, many species can deliver a painful stab with the proboscis, injecting venom or digestive juices. The effects can be intensely painful and the injection from some species may be medically significant.

Predatory Reduviidae use the long rostrum to inject a lethal saliva that liquefies the insides of the prey, which are then sucked out. The saliva contains enzymes that digest the tissues they swallow. This process is generally referred to as extraoral digestion. [2] The saliva is commonly effective at killing prey substantially larger than the bug itself.

The legs of some Reduviidae have areas covered in tiny hairs that aid in holding onto their prey while they feed. Others, members of the subfamily Phymatinae in particular, have forelegs that resemble those of the praying mantis, and they catch and hold their prey in a similar way to mantises.

As nymphs, some species cover and camouflage themselves effectively with debris or the remains of dead prey insects. The nymphal instars of the species Acanthaspis pedestris present one good example of this behaviour where they occur in Tamil Nadu in India. Another well-known species is Reduvius personatus, known as the masked hunter because of its habit of camouflaging itself with dust. Some species tend to feed on pests such as cockroaches or bedbugs and are accordingly popular in regions where people regard their hunting as beneficial. Reduvius personatus is an example, and some people breed them as pets and for pest control. Some assassin bug subfamilies are adapted to hunting certain types of prey. For example, the Ectrichodiinae eat millipedes, and feather-legged bugs eat ants. A spectacular example of the latter is Ptilocnemus lemur, an Australian species in which the adult attacks and eats ants, but the nymph waits until the ant bites the feathery tufts on its hind legs, upon which it whips around and pierces the ant's head with its proboscis, and proceeds to feed. [3]

Some research on the nature of the venom from certain Reduviidae is under way. The saliva of Rhynocoris marginatus showed some insecticidal activity in vitro, in tests on lepidopteran pests. The effects included reduction of food consumption, assimilation, and use. Its antiaggregation factors also affected the aggregation and mobility of haemocytes. [4]

The saliva of the species Rhynocoris marginatus (Fab.) and Catamirus brevipennis (Servile) have been studied because of their activity against human pathogenic Gram-negative bacteria (including strains of Escherichia coli, Pseudomonas aeruginosa, Proteus vulgaris, y Salmonella typhimurium) and the Gram-positive (Streptococcus pyogenes).

Some species are bloodsuckers rather than predators, and they are accordingly far less welcome to humans. Triatoma species and other members of the subfamily Triatominae, such as Rhodnius species, Panstrongylus megistus, y Paratriatoma hirsuta, are known as kissing bugs, because they tend to bite sleeping humans in the soft tissue around the lips and eyes. A more serious problem than their bites is the fact that several of these haematophagous Central and South American species transmit the potentially fatal trypanosomal Chagas disease, sometimes called American trypanosomiasis. This results in the death of 12,000 people a year. [5]

Current taxonomy is based on morphological characteristics. The first cladistic analysis based on molecular data (mitochondrial and nuclear ribosomal DNA) was published in 2009 and called into question the monophyly of some current groups, such as the Emesinae. [6] The oldest fossils of the family are from the Late Cretaceous (Cenomanian) aged Burmese amber, represented by nymphs [7] and the genus Paleotriatoma, belonging to the subfamily Triatominae. [8]


Ver el vídeo: Qué Pasa Con Los Escarabajos (Mayo 2022).


Comentarios:

  1. Samukinos

    aparece el apoyo

  2. Msrah

    Maravillosa, buena idea

  3. Arlando

    Felicitaciones, creo que este es un pensamiento maravilloso.

  4. Faesho

    Creo que permitirás el error. Puedo defender mi posición. Escríbeme en PM, discutiremos.

  5. Telkis

    Creo que es una buena idea. Estoy de acuerdo contigo.



Escribe un mensaje