Información

¿Determinar cuánta energía consume una planta?

¿Determinar cuánta energía consume una planta?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Hice una pregunta en WorldBuilding.SE, "¿Son posibles las bayas de diamante?".

Esto llevó a hacer una pregunta sobre Chemistry.SE sobre la cantidad de energía necesaria para quemar 1 ct. diamante (−6,527 kJ).

El útil comentarista de WB.SE dijo que una planta requeriría aproximadamente tres veces esta cantidad de energía para revertir esencialmente el proceso a través de algunos medios biológicos para crear la baya de diamante. Y que necesitaría saber la "entrada de potencia" de varias plantas para compararla con mi planta hipotética.

¿Hay alguna manera de determinar la cantidad de energía que consumen las distintas plantas?

También sería útil cualquier otra información relacionada desde una perspectiva biológica.


Solo una especulación sobre si las bayas de diamante podrían existir o no. Esta no es una respuesta para "cuál es la tasa de absorción de energía de las plantas" porque la pregunta real tiende a ser "si una planta puede reunir suficiente energía para formar diamantes". Para conocer la tasa de consumo de energía de las plantas, consulte la respuesta de MCM.

Aunque la entalpía de formación es la misma que el calor requerido para la destrucción, quemar un diamante es mucho más fácil que crearlo (supongo que es más fácil generar alta temperatura en comparación con alta presión). El diamante natural requiere alta presión y temperatura para formarse. Los diamantes sintéticos se fabrican mediante deposición química de vapor; que también requiere alta temperatura. Ningún organismo conocido puede producir energías tan elevadas (requiere dispositivos como un horno de arco) y, además, a estas temperaturas la estructura biológica se desintegrará.

Sin embargo, existe una posibilidad de bayas de diamante; Sin embargo, las bayas no serían un diamante sólido. Una planta podría estar creciendo en un área donde hay muchos nanodiamantes (rocas de meteorito) que podrían bioacumularse en las bayas. Los organismos vivos acumulan nanopartículas [1,2]. También se han realizado estudios sobre la aplicación biológica y los efectos de los nanodiamantes. [3,4]. Sin embargo, estos no se verían brillantes como diamantes más grandes. Los vasos del xilema en los árboles tienen un diámetro medio de 30-40 µm; es posible que la planta pueda absorber partículas de diamante de mayor tamaño. La densidad del diamante es de ~ 3 g / cm.3 - tres veces más que el agua y requeriría tres veces la fuerza requerida para que el agua lleve el diamante a su destino.

Para un diamante esférico de 20 µm de diámetro:

Área de la sección transversal = 314,15 µm2 Volumen = 3351 µm3 Masa = 3 × 3351 × 10-12 ≅ 10-8 g Fuerza gravitacional sobre el diamante = 9,8 × 10-8 ≅ 10-7 N Presión necesaria para contrarrestar la gravedad = 10-7/314.15×10-12 ≅ 3.18×102 Pensilvania

Sin embargo, no estoy seguro de si se puede generar tanta presión dentro de un recipiente y si se pueden levantar partículas pequeñas de esta manera.

Existe otra posibilidad de que los diamantes más grandes estén encapsulados por tejido vivo (no los frutos, por supuesto).


Lo que creo que sería una estimación aproximada (ignorando los requisitos físicos / térmicos para la creación de diamantes) TL; DR: aproximadamente 68 W / m2 dadas las advertencias a continuación. También:

Descargo de responsabilidad: esta es la mejor manera que se me ocurre para resolverlo. Es solo una estimación aproximada, y su nivel de precisión deseado introducirá cálculos más complicados que los que he hecho. No todos los cálculos que realicé son explícitamente necesarios, pero fueron simplemente la mejor manera de entenderlo en ese momento y mayo ¡Sea incorrecto!

Dado que las plantas son principalmente glucosa y agua, podría encontrar el contenido neto de glucosa de la planta (que variará mucho, pero démos una estimación aproximada del 90% como promedio). Entonces, si tiene una planta de 10 kg, ~ 1 kg de la masa será una mezcla de celulosa, almidón y otras cosas.

En aras de la comodidad, ignoremos las otras cosas y centrémonos en la celulosa y el almidón que, como diremos, constituyen el 1 kg. Tanto la celulosa como el almidón son configuraciones de glucosa, por lo que tenemos 1 kg de glucosa.

Según Wikipedia, la cantidad neta de energía que una planta dedica a la construcción de biomasa / CO2 la fijación es del 3-6%, y la conversión de energía libre de Gibbs de CO2 a la glucosa es de 114 kcal. Si hice mis cálculos correctamente, eso significa un mol de CO2 a la glucosa para una planta típica se necesitan 2280 kcal (o aproximadamente lo que quemo en un día como un hombre de 6'4 ").

Entonces, ¿cuántos moles de glucosa hay en nuestra masa vegetal de glucosa de 1 kg? La masa molecular de la glucosa es 180,16 g / mol. 1 kg / 180,16 g / mol = 5,55 moles de glucosa. No necesitamos saber cuántos moles de CO2 comenzamos porque no estamos limitados allí; la atmósfera proporciona todo el CO2 podríamos pedir. Solo sabemos que tenemos 5,55 moles de glucosa, y se necesitaron 12654 kcal de energía para convertir la cantidad de moles de CO.2 en tantos moles de glucosa.

Esos 12654 kcal también equivalen a 52944,34 kJ de energía. Ahora, la constante solar es ~ 1.36kW / m2… O (1360J / s) / m2. Entonces, ¿cuánta área de su hipotética planta está expuesta al sol? Un metro cuadrado no es una cantidad irrazonable para plantas de interior más grandes, así que trabajemos con eso.

52944.34kJ / 1.36kW = 38929.66s = 648.82min = 10.8 horas de exposición al sol para producir 1 kg de masa vegetal. Algunas especies de bambú pueden crecer 91 cm / día, pero no pude encontrar una fuente de densidad ... pero casi 3 pies de bambú definitivamente podrían pesar 1 kg.

Taaaaaaaaaaaa… Las plantas "absorben" 1,36 kW / m2 cuando se expone a la luz solar. El tamaño del área de la planta determinará la cantidad de energía que consume en general. La cantidad de energía que una planta dedica a producir su masa es aproximadamente del 3 al 6% ... o aproximadamente 68 julios por segundo (68 vatios usando 5%) para una planta grande con 1m2 área expuesta.

Su diamante de 1 ct tomaría poco más de un minuto y medio si el 100% de los recursos de cultivo masivo de la planta se destinaran a él.

Por supuesto, eso parece muy rápido. Los supuestos importantes son que la planta está en directo la luz solar, no está limitada por otros factores (el nitrógeno es en realidad un importante limitador de la tasa de crecimiento, al igual que el fósforo), detiene todas las demás actividades metabólicas orientadas al crecimiento para hacerlo, y los procesos metabólicos para la conversión de otras formas de carbono en Diamond fue 100% eficiente con la energía que la planta demarcó para su crecimiento.

En realidad, la única suposición potencialmente "verdadera" de esa lista es que es completamente posible tener una planta con 1 m2 de la superficie expuesta a la luz solar. Todo lo demás será una fracción de las suposiciones de trabajo.


¿Qué porcentaje de la energía solar utilizan las plantas?

Para la fotosíntesis, las plantas utilizan aproximadamente el 0,023 por ciento de la energía solar. Este es un porcentaje muy pequeño que las plantas necesitan para producir alimentos en comparación con el uso de energía solar en el ciclo del agua, que es del 23 por ciento.

A través del proceso de fotosíntesis, la luz solar se utiliza para convertir el dióxido de carbono y el agua en carbohidratos (glucosa) y oxígeno. El proceso implica la conversión de energía solar en energía química. La producción de glucosa ayuda al crecimiento de las células vegetales.

La fotosíntesis ocurre en los cloroplastos de las hojas de las plantas que absorben la luz solar. Sin embargo, hay muchas otras estructuras de células vegetales, como el citoplasma y la clorofila, que también son necesarias para el proceso de fotosíntesis.


Términos de biología relacionados

  • Nivel trópico - Cada uno de los niveles jerárquicos de un ecosistema, en el que los organismos comparten la misma función y relación nutricional dentro de la cadena alimentaria.
  • Red alimentaria - La comunidad biológica en la que los organismos interactúan entre sí y su entorno físico.
  • Autótrofo - Un organismo que es capaz de producir su propia nutrición en forma de sustancias orgánicas a partir de sustancias inorgánicas como el dióxido de carbono.
  • Heterótrofo - Un organismo que debe obtener su nutrición de sustancias orgánicas, generalmente materia vegetal y animal.

1. Una pirámide de energía es una representación gráfica de:
UNA. La cantidad de animales en un ecosistema.
B. El flujo de energía a través de cada nivel trófico.
C. El número de animales en cada nivel trófico.
D. La cantidad de biomasa en un animal individual.

2. ¿Qué porcentaje de la energía generada por los productores primarios está disponible para los consumidores secundarios?
UNA. 10%
B. 9%
C. 30%
D. 1%

3. ¿Cuál es la productividad primaria neta?
UNA. La cantidad de energía que emite el sol.
B. La cantidad de energía disponible en los productores primarios después de la respiración celular.
C. La cantidad de energía en el nivel superior de una pirámide de energía.
D. La cantidad de energía almacenada dentro de los productores primarios antes de la respiración celular.


4.1 Energía y metabolismo

Los científicos utilizan el término bioenergética para describir el concepto de flujo de energía (Figura 4.2) a través de sistemas vivos, como las células. Los procesos celulares como la construcción y descomposición de moléculas complejas ocurren a través de reacciones químicas escalonadas. Algunas de estas reacciones químicas son espontáneas y liberan energía, mientras que otras requieren energía para continuar. Así como los seres vivos deben consumir alimentos continuamente para reponer sus suministros de energía, las células deben obtener continuamente más energía para reponer la utilizada por las muchas reacciones químicas que requieren energía y que tienen lugar constantemente. En conjunto, todas las reacciones químicas que tienen lugar dentro de las células, incluidas las que consumen o generan energía, se denominan metabolismo celular.

Vías metabólicas

Considere el metabolismo del azúcar. Este es un ejemplo clásico de uno de los muchos procesos celulares que usan y producen energía. Los seres vivos consumen azúcares como principal fuente de energía, porque las moléculas de azúcar tienen una gran cantidad de energía almacenada dentro de sus enlaces. En su mayor parte, los organismos fotosintetizadores como las plantas producen estos azúcares. Durante la fotosíntesis, las plantas usan energía (originalmente de la luz solar) para convertir gas dióxido de carbono (CO2) en moléculas de azúcar (como glucosa: C6H12O6). Consumen dióxido de carbono y producen oxígeno como producto de desecho. Esta reacción se resume como:

Debido a que este proceso implica sintetizar una molécula que almacena energía, requiere un aporte de energía para continuar. Durante las reacciones de luz de la fotosíntesis, la energía es proporcionada por una molécula llamada trifosfato de adenosina (ATP), que es la moneda de energía primaria de todas las células. Así como el dólar se usa como moneda para comprar bienes, las células usan moléculas de ATP como moneda de energía para realizar un trabajo inmediato. Por el contrario, las moléculas de almacenamiento de energía, como la glucosa, se consumen solo para descomponerse y utilizar su energía. La reacción que recolecta la energía de una molécula de azúcar en las células que requieren oxígeno para sobrevivir se puede resumir en la reacción inversa a la fotosíntesis. En esta reacción, se consume oxígeno y se libera dióxido de carbono como producto de desecho. La reacción se resume como:

Ambas reacciones implican muchos pasos.

Los procesos de producción y descomposición de moléculas de azúcar ilustran dos ejemplos de vías metabólicas. Una vía metabólica es una serie de reacciones químicas que toma una molécula de partida y la modifica, paso a paso, a través de una serie de intermediarios metabólicos, para finalmente producir un producto final. En el ejemplo del metabolismo del azúcar, la primera vía metabólica sintetizaba el azúcar a partir de moléculas más pequeñas y la otra vía descomponía el azúcar en moléculas más pequeñas. Estos dos procesos opuestos, el primero que requiere energía y el segundo que produce energía, se denominan vías anabólicas (construcción de polímeros) y vías catabólicas (descomposición de los polímeros en sus monómeros), respectivamente. En consecuencia, el metabolismo se compone de síntesis (anabolismo) y degradación (catabolismo) (Figura 4.3).

Es importante saber que las reacciones químicas de las vías metabólicas no ocurren por sí solas. Cada paso de la reacción es facilitado o catalizado por una proteína llamada enzima. Las enzimas son importantes para catalizar todo tipo de reacciones biológicas, tanto las que requieren energía como las que la liberan.

Energía

La termodinámica se refiere al estudio de la energía y la transferencia de energía que involucra materia física. La materia relevante para un caso particular de transferencia de energía se llama sistema, y ​​todo lo que está fuera de esa materia se llama entorno. Por ejemplo, al calentar una olla de agua en la estufa, el sistema incluye la estufa, la olla y el agua. La energía se transfiere dentro del sistema (entre la estufa, la olla y el agua). Hay dos tipos de sistemas: abiertos y cerrados. En un sistema abierto, la energía se puede intercambiar con su entorno. El sistema de la estufa está abierto porque se puede perder calor en el aire. Un sistema cerrado no puede intercambiar energía con su entorno.

Los organismos biológicos son sistemas abiertos. La energía se intercambia entre ellos y su entorno a medida que utilizan la energía del sol para realizar la fotosíntesis o consumen moléculas que almacenan energía y liberan energía al medio ambiente haciendo trabajo y liberando calor. Como todas las cosas en el mundo físico, la energía está sujeta a leyes físicas. Las leyes de la termodinámica gobiernan la transferencia de energía en y entre todos los sistemas del universo.

En general, la energía se define como la capacidad de realizar un trabajo o de crear algún tipo de cambio. La energía existe en diferentes formas. Por ejemplo, la energía eléctrica, la energía luminosa y la energía térmica son todos tipos diferentes de energía. Para apreciar la forma en que la energía entra y sale de los sistemas biológicos, es importante comprender dos de las leyes físicas que gobiernan la energía.

Termodinámica

La primera ley de la termodinámica establece que la cantidad total de energía en el universo es constante y se conserva. En otras palabras, siempre ha habido, y siempre habrá, exactamente la misma cantidad de energía en el universo. La energía existe en muchas formas diferentes. Según la primera ley de la termodinámica, la energía puede transferirse de un lugar a otro o transformarse en diferentes formas, pero no puede crearse ni destruirse. Las transferencias y transformaciones de energía ocurren a nuestro alrededor todo el tiempo. Las bombillas transforman la energía eléctrica en luz y energía térmica. Las estufas de gas transforman la energía química del gas natural en energía térmica. Las plantas realizan una de las transformaciones de energía biológicamente más útiles de la tierra: la de convertir la energía de la luz solar en energía química almacenada en moléculas orgánicas (Figura 4.2). En la figura 4.4 se muestran algunos ejemplos de transformaciones de energía.

El desafío para todos los organismos vivos es obtener energía de su entorno en formas que puedan transferir o transformar en energía utilizable para realizar su trabajo. Las células vivas han evolucionado para hacer frente a este desafío. La energía química almacenada dentro de moléculas orgánicas como azúcares y grasas se transfiere y transforma a través de una serie de reacciones químicas celulares en energía dentro de moléculas de ATP. La energía en las moléculas de ATP es fácilmente accesible para realizar el trabajo. Ejemplos de los tipos de trabajo que las células deben realizar incluyen construir moléculas complejas, transportar materiales, impulsar el movimiento de los cilios o flagelos y contraer las fibras musculares para crear movimiento.

Las tareas principales de una célula viva de obtener, transformar y utilizar energía para realizar un trabajo pueden parecer sencillas. Sin embargo, la segunda ley de la termodinámica explica por qué estas tareas son más difíciles de lo que parecen. Todas las transferencias y transformaciones de energía nunca son completamente eficientes. En cada transferencia de energía, se pierde cierta cantidad de energía en una forma inutilizable. En la mayoría de los casos, esta forma es energía térmica. Termodinámicamente, la energía térmica se define como la energía transferida de un sistema a otro que no funciona. Por ejemplo, cuando se enciende una bombilla, parte de la energía que se convierte de energía eléctrica en energía luminosa se pierde en forma de energía térmica. Asimismo, se pierde algo de energía como energía térmica durante las reacciones metabólicas celulares.

Un concepto importante en los sistemas físicos es el de orden y desorden. Cuanta más energía pierde un sistema en su entorno, menos ordenado y más aleatorio es el sistema. Los científicos se refieren a la medida de aleatoriedad o desorden dentro de un sistema como entropía. Alta entropía significa alto desorden y poca energía. Las moléculas y las reacciones químicas también tienen una entropía variable. Por ejemplo, la entropía aumenta a medida que las moléculas en una alta concentración en un lugar se difunden y se esparcen. La segunda ley de la termodinámica dice que la energía siempre se perderá como calor en las transferencias o transformaciones de energía.

Los seres vivos están muy ordenados y requieren un aporte de energía constante para mantenerse en un estado de baja entropía.

Energía potencial y cinética

Cuando un objeto está en movimiento, hay energía asociada con ese objeto. Piense en una bola de demolición. Incluso una bola de demolición lenta puede causar mucho daño a otros objetos. La energía asociada con los objetos en movimiento se llama energía cinética (Figura 4.5). Una bala acelerada, una persona que camina y el movimiento rápido de moléculas en el aire (que produce calor) tienen energía cinética.

Ahora, ¿qué pasa si esa misma bola de demolición inmóvil se levanta dos pisos por encima del suelo con una grúa? Si la bola de demolición suspendida no se mueve, ¿hay energía asociada con ella? La respuesta es sí. La energía que se requería para levantar la bola de demolición no desapareció, pero ahora se almacena en la bola de demolición en virtud de su posición y la fuerza de gravedad que actúa sobre ella. Este tipo de energía se llama energía potencial (Figura 4.5). Si la pelota cayera, la energía potencial se transformaría en energía cinética hasta que toda la energía potencial se agotara cuando la pelota descansara en el suelo. Las bolas de demolición también se balancean como un péndulo a través del columpio, hay un cambio constante de energía potencial (más alta en la parte superior del columpio) a energía cinética (más alta en la parte inferior del columpio). Otros ejemplos de energía potencial incluyen la energía del agua retenida detrás de una presa o una persona a punto de saltar en paracaídas desde un avión.

La energía potencial no solo está asociada con la ubicación de la materia, sino también con la estructura de la materia. Incluso un resorte en el suelo tiene energía potencial si se comprime, lo mismo ocurre con una banda elástica que se tensa. A nivel molecular, los enlaces que mantienen unidos los átomos de las moléculas existen en una estructura particular que tiene energía potencial. Recuerde que las vías celulares anabólicas requieren energía para sintetizar moléculas complejas a partir de otras más simples y las vías catabólicas liberan energía cuando se descomponen moléculas complejas. El hecho de que la energía pueda ser liberada por la ruptura de ciertos enlaces químicos implica que esos enlaces tienen energía potencial. De hecho, hay energía potencial almacenada dentro de los enlaces de todas las moléculas de alimentos que comemos, que eventualmente se aprovecha para su uso. Esto se debe a que estos enlaces pueden liberar energía cuando se rompen. El tipo de energía potencial que existe dentro de los enlaces químicos y que se libera cuando esos enlaces se rompen se llama energía química. La energía química es responsable de proporcionar a las células vivas la energía de los alimentos. La liberación de energía ocurre cuando se rompen los enlaces moleculares dentro de las moléculas de los alimentos.

Conceptos en acción

Visite el sitio y seleccione "Péndulo" en el menú "Trabajo y energía" para ver el cambio de energía cinética y potencial de un péndulo en movimiento.

Energía libre y de activación

Después de aprender que las reacciones químicas liberan energía cuando se rompen los enlaces que almacenan energía, la siguiente pregunta importante es la siguiente: ¿Cómo se cuantifica y expresa la energía asociada con estas reacciones químicas? ¿Cómo se puede comparar la energía liberada por una reacción con la de otra reacción? Se utiliza una medida de energía libre para cuantificar estas transferencias de energía. Recuerde que de acuerdo con la segunda ley de la termodinámica, todas las transferencias de energía implican la pérdida de cierta cantidad de energía en una forma inutilizable como el calor. La energía libre se refiere específicamente a la energía asociada con una reacción química que está disponible después de contabilizar las pérdidas. En otras palabras, la energía libre es energía utilizable o energía que está disponible para realizar un trabajo.

Si se libera energía durante una reacción química, entonces el cambio en la energía libre, representado como ∆G (delta G) será un número negativo. Un cambio negativo en la energía libre también significa que los productos de la reacción tienen menos energía libre que los reactivos, porque liberan algo de energía libre durante la reacción. Las reacciones que tienen un cambio negativo en la energía libre y, en consecuencia, liberan energía libre se denominan reacciones exergónicas. Pensar: exergonómico significa que la energía es exiting el sistema. Estas reacciones también se denominan reacciones espontáneas y sus productos tienen menos energía almacenada que los reactivos. Debe establecerse una distinción importante entre el término espontáneo y la idea de una reacción química que ocurre inmediatamente. Contrariamente al uso cotidiano del término, una reacción espontánea no es una que ocurre repentina o rápidamente. La oxidación del hierro es un ejemplo de una reacción espontánea que se produce lentamente, poco a poco, con el tiempo.

Si una reacción química absorbe energía en lugar de liberar energía en equilibrio, entonces el ∆G para esa reacción será un valor positivo. En este caso, los productos tienen más energía libre que los reactivos. Por tanto, los productos de estas reacciones pueden considerarse moléculas que almacenan energía. Estas reacciones químicas se denominan reacciones endergónicas y no son espontáneas. Una reacción endergónica no se producirá por sí sola sin la adición de energía libre.

Conexión visual

Observa cada uno de los procesos que se muestran y decide si es endergónico o exergónico.

Hay otro concepto importante que debe considerarse con respecto a las reacciones endergónicas y exergónicas. Las reacciones exergónicas requieren una pequeña cantidad de energía para ponerse en marcha, antes de que puedan continuar con sus pasos de liberación de energía. Estas reacciones tienen una liberación neta de energía, pero aún requieren algo de entrada de energía al principio. Esta pequeña cantidad de entrada de energía necesaria para que ocurran todas las reacciones químicas se llama energía de activación.

Conceptos en acción

Vea una animación del paso de la energía libre al estado de transición de la reacción.

Enzimas

Una sustancia que ayuda a que ocurra una reacción química se llama catalizador y las moléculas que catalizan las reacciones bioquímicas se llaman enzimas. La mayoría de las enzimas son proteínas y realizan la tarea crítica de reducir las energías de activación de las reacciones químicas dentro de la célula. La mayoría de las reacciones críticas para una célula viva ocurren con demasiada lentitud a temperaturas normales como para ser de alguna utilidad para la célula. Sin enzimas para acelerar estas reacciones, la vida no podría persistir. Las enzimas hacen esto uniéndose a las moléculas reactivas y reteniéndolas de tal manera que los procesos químicos de ruptura y formación de enlaces tengan lugar más fácilmente. Es importante recordar que las enzimas no cambian si una reacción es exergónica (espontánea) o endergónica. Esto se debe a que no cambian la energía libre de los reactivos o productos. Solo reducen la energía de activación requerida para que la reacción avance (Figura 4.7). Además, una enzima en sí no se modifica por la reacción que cataliza. Una vez que se ha catalizado una reacción, la enzima puede participar en otras reacciones.

Los reactivos químicos a los que se une una enzima se denominan sustratos de la enzima. Puede haber uno o más sustratos, dependiendo de la reacción química particular. En algunas reacciones, un solo sustrato reactivo se descompone en múltiples productos. En otros, dos sustratos pueden unirse para crear una molécula más grande. Dos reactivos también pueden entrar en una reacción y ambos se modifican, pero dejan la reacción como dos productos. La ubicación dentro de la enzima donde se une el sustrato se denomina sitio activo de la enzima. El sitio activo es donde ocurre la "acción". Dado que las enzimas son proteínas, existe una combinación única de cadenas laterales de aminoácidos dentro del sitio activo. Cada cadena lateral se caracteriza por diferentes propiedades. Pueden ser grandes o pequeños, débilmente ácidos o básicos, hidrófilos o hidrófobos, con carga positiva o negativa o neutrales. La combinación única de cadenas laterales crea un entorno químico muy específico dentro del sitio activo. Este entorno específico es adecuado para unirse a un sustrato químico específico (o sustratos).

Los sitios activos están sujetos a las influencias del entorno local. El aumento de la temperatura ambiental generalmente aumenta las velocidades de reacción, catalizadas por enzimas o de otro modo. Sin embargo, las temperaturas fuera de un rango óptimo reducen la velocidad a la que una enzima cataliza una reacción. Las altas temperaturas eventualmente harán que las enzimas se desnaturalicen, un cambio irreversible en la forma tridimensional y, por lo tanto, en la función de la enzima. Las enzimas también son adecuadas para funcionar mejor dentro de un cierto rango de pH y concentración de sal y, al igual que con la temperatura, el pH extremo y las concentraciones de sal pueden hacer que las enzimas se desnaturalicen.

Durante muchos años, los científicos pensaron que la unión enzima-sustrato tenía lugar de una manera simple de "cerradura y llave". Este modelo afirmó que la enzima y el sustrato encajan perfectamente en un paso instantáneo. Sin embargo, la investigación actual respalda un modelo llamado ajuste inducido (Figura 4.8). El modelo de ajuste inducido se expande en el modelo de cerradura y llave al describir una unión más dinámica entre la enzima y el sustrato. A medida que la enzima y el sustrato se unen, su interacción provoca un cambio leve en la estructura de la enzima que forma una disposición de unión ideal entre la enzima y el sustrato.

Conceptos en acción

Cuando una enzima se une a su sustrato, se forma un complejo enzima-sustrato. Este complejo reduce la energía de activación de la reacción y promueve su rápida progresión de una de las múltiples formas posibles. En un nivel básico, las enzimas promueven reacciones químicas que involucran a más de un sustrato al juntar los sustratos en una orientación óptima para la reacción. Otra forma en que las enzimas promueven la reacción de sus sustratos es creando un ambiente óptimo dentro del sitio activo para que ocurra la reacción. Las propiedades químicas que surgen de la disposición particular de los grupos R de aminoácidos dentro de un sitio activo crean el ambiente perfecto para que reaccionen los sustratos específicos de una enzima.

El complejo enzima-sustrato también puede reducir la energía de activación al comprometer la estructura de enlace para que sea más fácil de romper. Finalmente, las enzimas también pueden reducir las energías de activación al participar en la reacción química en sí. En estos casos, es importante recordar que la enzima siempre volverá a su estado original cuando se complete la reacción. Una de las propiedades distintivas de las enzimas es que, en última instancia, permanecen inalteradas por las reacciones que catalizan. Después de que una enzima ha catalizado una reacción, libera su (s) producto (s) y puede catalizar una nueva reacción.

Parecería ideal tener un escenario en el que todas las enzimas de un organismo existieran en abundancia y funcionaran de manera óptima en todas las condiciones celulares, en todas las células, en todo momento. Sin embargo, una variedad de mecanismos asegura que esto no suceda. Las necesidades y condiciones celulares varían constantemente de una célula a otra y cambian dentro de las células individuales con el tiempo. Las enzimas necesarias de las células del estómago difieren de las de las células de almacenamiento de grasa, las células de la piel, las células sanguíneas y las células nerviosas. Además, una célula de un órgano digestivo trabaja mucho más para procesar y descomponer los nutrientes durante el tiempo que sigue de cerca a una comida en comparación con muchas horas después de una comida. A medida que varían estas demandas y condiciones celulares, también deben hacerlo las cantidades y la funcionalidad de las diferentes enzimas.

Dado que las velocidades de las reacciones bioquímicas están controladas por la energía de activación, y las enzimas reducen y determinan las energías de activación para las reacciones químicas, las cantidades relativas y el funcionamiento de la variedad de enzimas dentro de una célula determinan en última instancia qué reacciones procederán y a qué velocidades. Esta determinación está estrictamente controlada en las células. En ciertos entornos celulares, la actividad enzimática está parcialmente controlada por factores ambientales como el pH, la temperatura, la concentración de sal y, en algunos casos, los cofactores o coenzimas.

Las enzimas también se pueden regular de formas que promuevan o reduzcan la actividad enzimática. Hay muchos tipos de moléculas que inhiben o promueven la función enzimática y varios mecanismos mediante los cuales lo hacen. En algunos casos de inhibición enzimática, una molécula inhibidora es lo suficientemente similar a un sustrato que puede unirse al sitio activo y simplemente bloquear la unión del sustrato. Cuando esto sucede, la enzima se inhibe mediante inhibición competitiva, porque una molécula inhibidora compite con el sustrato por unirse al sitio activo.

Por otro lado, en la inhibición no competitiva, una molécula inhibidora se une a la enzima en un lugar diferente al sitio activo, llamado sitio alostérico, pero aún logra prevenir la unión del sustrato al sitio activo. Algunas moléculas inhibidoras se unen a enzimas en un lugar donde su unión induce un cambio conformacional que reduce la actividad enzimática, ya que ya no cataliza eficazmente la conversión del sustrato en producto. Este tipo de inhibición se denomina inhibición alostérica (Figura 4.9). La mayoría de las enzimas reguladas alostéricamente están formadas por más de un polipéptido, lo que significa que tienen más de una subunidad proteica. Cuando un inhibidor alostérico se une a una región de una enzima, todos los sitios activos de las subunidades de proteínas se modifican ligeramente de modo que se unen a sus sustratos con menor eficacia. Existen tanto activadores alostéricos como inhibidores. Los activadores alostéricos se unen a ubicaciones en una enzima alejadas del sitio activo, induciendo un cambio conformacional que aumenta la afinidad del sitio o sitios activos de la enzima por su sustrato (s) (Figura 4.9).

Conexión profesional

Desarrollador de fármacos farmacéuticos

Las enzimas son componentes clave de las vías metabólicas. Comprender cómo funcionan las enzimas y cómo se pueden regular son los principios clave detrás del desarrollo de muchos de los medicamentos farmacéuticos en el mercado actual. Los biólogos que trabajan en este campo colaboran con otros científicos para diseñar fármacos (Figura 4.10).

Considere las estatinas, por ejemplo: estatinas es el nombre que se le da a una clase de medicamentos que pueden reducir los niveles de colesterol. Estos compuestos son inhibidores de la enzima HMG-CoA reductasa, que es la enzima que sintetiza el colesterol a partir de los lípidos del cuerpo. Al inhibir esta enzima, se puede reducir el nivel de colesterol sintetizado en el cuerpo. De manera similar, el acetaminofén, comercializado popularmente con la marca Tylenol, es un inhibidor de la enzima ciclooxigenasa. Si bien se usa para aliviar la fiebre y la inflamación (dolor), su mecanismo de acción aún no se comprende completamente.

¿Cómo se descubren las drogas? Uno de los mayores desafíos en el descubrimiento de fármacos es identificar un objetivo farmacológico. Un objetivo de un fármaco es una molécula que es literalmente el objetivo del fármaco. En el caso de las estatinas, la HMG-CoA reductasa es el objetivo del fármaco. Los objetivos de los fármacos se identifican mediante una minuciosa investigación en el laboratorio. Identificar el objetivo por sí solo no es suficiente, los científicos también necesitan saber cómo actúa el objetivo dentro de la célula y qué reacciones salen mal en el caso de una enfermedad. Una vez que se identifican el objetivo y la vía, comienza el proceso real de diseño de fármacos. En esta etapa, los químicos y los biólogos trabajan juntos para diseñar y sintetizar moléculas que puedan bloquear o activar una reacción en particular. Sin embargo, esto es solo el comienzo: si un prototipo de fármaco tiene éxito en el desempeño de su función, se somete a muchas pruebas, desde experimentos in vitro hasta ensayos clínicos, antes de que pueda obtener la aprobación de la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. El mercado.

Muchas enzimas no funcionan de manera óptima, o incluso no funcionan en absoluto, a menos que estén unidas a otras moléculas auxiliares no proteicas específicas. Pueden unirse temporalmente a través de enlaces iónicos o de hidrógeno, o permanentemente a través de enlaces covalentes más fuertes. Binding to these molecules promotes optimal shape and function of their respective enzymes. Two examples of these types of helper molecules are cofactors and coenzymes. Cofactors are inorganic ions such as ions of iron and magnesium. Coenzymes are organic helper molecules, those with a basic atomic structure made up of carbon and hydrogen. Like enzymes, these molecules participate in reactions without being changed themselves and are ultimately recycled and reused. Vitamins are the source of coenzymes. Some vitamins are the precursors of coenzymes and others act directly as coenzymes. Vitamin C is a direct coenzyme for multiple enzymes that take part in building the important connective tissue, collagen. Therefore, enzyme function is, in part, regulated by the abundance of various cofactors and coenzymes, which may be supplied by an organism’s diet or, in some cases, produced by the organism.

Feedback Inhibition in Metabolic Pathways

Molecules can regulate enzyme function in many ways. The major question remains, however: What are these molecules and where do they come from? Some are cofactors and coenzymes, as you have learned. What other molecules in the cell provide enzymatic regulation such as allosteric modulation, and competitive and non-competitive inhibition? Perhaps the most relevant sources of regulatory molecules, with respect to enzymatic cellular metabolism, are the products of the cellular metabolic reactions themselves. In a most efficient and elegant way, cells have evolved to use the products of their own reactions for feedback inhibition of enzyme activity. Feedback inhibition involves the use of a reaction product to regulate its own further production (Figure 4.11). The cell responds to an abundance of the products by slowing down production during anabolic or catabolic reactions. Such reaction products may inhibit the enzymes that catalyzed their production through the mechanisms described above.

The production of both amino acids and nucleotides is controlled through feedback inhibition. Additionally, ATP is an allosteric regulator of some of the enzymes involved in the catabolic breakdown of sugar, the process that creates ATP. In this way, when ATP is in abundant supply, the cell can prevent the production of ATP. On the other hand, ADP serves as a positive allosteric regulator (an allosteric activator) for some of the same enzymes that are inhibited by ATP. Thus, when relative levels of ADP are high compared to ATP, the cell is triggered to produce more ATP through sugar catabolism.


When the plant cell requires energy for a cell process, it releases enzymes to degrade part of the starch chain. As starch in plant cells degrades, carbon is released to be utilized in producing sucrose. At the same time, the carbon produced allows cells to continue to grow and maintain themselves.

In some plants, starch is stored in cell organelles called amyloplasts. Some plant roots and embryos, in the form of seeds and fruit, also serve as storage units for starch. Cells in plant leaves produce starch in the presence of sunlight.


Plant Cell Biology

Plant Cell Biology is a semester long course for undergraduates and graduate students which integrates mathematics and physics, two years of chemistry, genetics, biochemistry and evolution disciplines. Having taught this course for over ten years, the author uses his expertise to relate the background established in plant anatomy, plant physiology, plant growth and development, plant taxonomy, plant biochemistry, and plant molecular biology courses to plant cell biology. This integration attempts to break down the barrier so plant cell biology is seen as an entrée into higher science.

Distinguishing this book from papers that are often used for teaching the subject which use a single plant to demonstrate the techniques of molecular biology, this book covers all aspects of plant cell biology without emphasizing any one plant, organelle, molecule, or technique. Although most examples are biased towards plants, basic similarities between all living eukaryotic cells (animal and plant) are recognized and used to best illustrate for students cell processes.

Plant Cell Biology is a semester long course for undergraduates and graduate students which integrates mathematics and physics, two years of chemistry, genetics, biochemistry and evolution disciplines. Having taught this course for over ten years, the author uses his expertise to relate the background established in plant anatomy, plant physiology, plant growth and development, plant taxonomy, plant biochemistry, and plant molecular biology courses to plant cell biology. This integration attempts to break down the barrier so plant cell biology is seen as an entrée into higher science.

Distinguishing this book from papers that are often used for teaching the subject which use a single plant to demonstrate the techniques of molecular biology, this book covers all aspects of plant cell biology without emphasizing any one plant, organelle, molecule, or technique. Although most examples are biased towards plants, basic similarities between all living eukaryotic cells (animal and plant) are recognized and used to best illustrate for students cell processes.

Características clave

  • Thoroughly explains the physiological underpinnings of biological processes to bring original insight related to plants
  • Includes examples throughout from physics, chemistry, geology, and biology to bring understanding to plant cell development, growth, chemistry and diseases
  • Provides the essential tools for students to be able to evaluate and assess the mechanisms involved in cell growth, chromosome motion, membrane trafficking, and energy exchange
  • Companion Web site provides support for all plant cell biology courses

  • Thoroughly explains the physiological underpinnings of biological processes to bring original insight related to plants
  • Includes examples throughout from physics, chemistry, geology, and biology to bring understanding to plant cell development, growth, chemistry and diseases
  • Provides the essential tools for students to be able to evaluate and assess the mechanisms involved in cell growth, chromosome motion, membrane trafficking, and energy exchange
  • Companion Web site provides support for all plant cell biology courses


Examples of Osmotic Pressure

Wilting Plants

Many plants actually use osmotic pressure to maintain the shape of their stems and leaves.

If you have kept potted plants, you probably know that your plants can become very wilted very quickly if they are not watered. But within just minutes of watering, they can perk right back up!

This is because the stems and leaves of many plants are essentially “inflated” by osmotic pressure – the salts in the cells cause water to be drawn in through osmosis, making the cell plump and firm.

If not enough water is available, the plant will wilt because its cells are becoming “deflated.” In scientific terms, they are “hypertonic” – which means “the concentration of solute is too high.”

Plants can also demonstrate the power of osmotic pressure as they grow.

You may have seen plants springing up through asphalt, or tree roots growing through bricks or concrete.

This, too, is made possible by osmotic pressure: as plants grow, their cells draw in more water. The slow but inexorable pressure of water moving through the plant cell’s membranes can actually push through asphalt!

Effects of Dehydration – And Overhydration

We all know the dangers of dehydration, where lack of water can cause dangerous effects in our body. What we might not realize is that these effects are directly related to osmotic pressure.

When our bodies don’t have enough water, water can actually move out of our cells into our blood. This can cause the concentrations of salts and other solutes in our cells to become too high, interfering with cellular function.

When we drink water, the water enters the body through our bloodstreams, and is able to diffuse back into our cells through osmosis, restoring their proper function.

The opposite is also possible: it is actually possible to die from drinking too much water.

It is hard to accidentally “overdose” on water, but in extreme cases such as water-drinking contests, it is possible to drink so much water that too much of it diffuses into your cells. In extreme cases this can cause swelling of the brain.

Rapid rehydration after severe dehydration can be dangerous for the same reason. It is advised to undertake rehydration slowly, because filling dehydrated cells suddenly with large volumes of water can cause them to burst!

The graphic below shows how dehydration – or overhydration – can affect our blood cells by causing them to shrivel or burst:


Bad Mileage: 98 tons of plants per gallon

"Can you imagine loading 40 acres worth of wheat - stalks, roots and all - into the tank of your car or SUV every 20 miles?" asks ecologist Jeff Dukes, whose study will be published in the November issue of the journal Climatic Change.

But that's how much ancient plant matter had to be buried millions of years ago and converted by pressure, heat and time into oil to produce one gallon of gas, Dukes concluded.

Dukes also calculated that the amount of fossil fuel burned in a single year - 1997 was used in the study - totals 97 million billion pounds of carbon, which is equivalent to more than 400 times "all the plant matter that grows in the world in a year," including vast amounts of microscopic plant life in the oceans.

"Every day, people are using the fossil fuel equivalent of all the plant matter that grows on land and in the oceans over the course of a whole year," he adds.

In another calcultation, Dukes determined that "the amount of plants that went into the fossil fuels we burned since the Industrial Revolution began [in 1751] is equal to all the plants grown on Earth over 13,300 years."

Explaining why he conducted the study, Dukes wrote: "Fossil fuel consumption is widely recognized as unsustainable. However, there has been no attempt to calculate the amount of energy that was required to generate fossil fuels, (one way to quantify the 'unsustainability' of societal energy use)."

The study is titled "Burning Buried Sunshine: Human Consumption of Ancient Solar Energy." In it, Dukes conducted numerous calculations to determine how much plant matter buried millions of years ago was required to produce the oil, natural gas and coal consumed by modern society, which obtains 83 percent of its energy needs from fossil fuels.

"Fossil fuels developed from ancient deposits of organic material, and thus can be thought of as a vast store of solar energy" that was converted into plant matter by photosynthesis, he explains. "Using published biological, geochemical and industrial data, I estimated the amount of photosynthetically fixed and stored [by ancient plants] carbon that was required to form the coal, oil and gas that we are burning today."

Dukes conducted the study while working as a postdoctoral fellow in biology at the University of Utah. He now works for the Carnegie Institution of Washington's Department of Global Ecology on the campus of Stanford University in California.

How the calculations were done

To determine how much ancient plant matter it took to eventually produce modern fossil fuels, Dukes calculated how much of the carbon in the original vegetation was lost during each stage of the multiple-step processes that create oil, gas and coal.

He looked at the proportion of fossil fuel reserves derived from different ancient environments: coal that formed when ancient plants rotted in peat swamps oil from tiny floating plants called phytoplankton that were deposited on ancient seafloors, river deltas and lakebeds and natural gas from those and other prehistoric environments. Then he examined the efficiency at which prehistoric plants were converted by heat, pressure and time into peat or other carbon-rich sediments.

Next, Dukes analyzed the efficiency with which carbon-rich sediments were converted to coal, oil and natural gas. Then he studied the efficiency of extracting such deposits. During each of the above steps, he based his calculations on previously published studies.

The calculations showed that roughly one-eleventh of the carbon in the plants deposited in peat bogs ends up as coal, and that only one-10,750th of the carbon in plants deposited on ancient seafloors, deltas and lakebeds ends up as oil and natural gas.

Dukes then used these "recovery factors" to estimate how much ancient plant matter was needed to produce a given amount of fossil fuel. Dukes considers his calculations good estimates based on available data, but says that because fossil fuels were formed under a wide range of environmental conditions, each estimate is subject to a wide range of uncertainty.

Dukes calculated ancient plant matter needed for a gallon of gasoline in metric units:

    One gallon of oil weighs 3.26 kilograms. A gallon of oil produces up to 0.67 gallons of gasoline. So 3.26 kilograms for a gallon of oil divided by 0.67 gallons means that at least 4.87 kilograms of oil are needed to make a gallon of gasoline.

Dukes made similar calculations for oil, natural gas and coal to determine that it took 44 million billion kilograms (97 million billion pounds) of carbon in ancient plant matter to produce all the fossil fuel used in 1997. That includes 29 million billion kilograms of prehistoric plants to produce a year's worth of oil (including gasoline), almost 15 million billion kilograms of buried plant matter to make all the natural gas used in 1997, and 27,000 billion kilograms of dead plants to produce all the coal used in the same year.

"It took an incredible amount of plant matter to generate the fossil fuels we are using today," says Dukes. "The new contribution of this research is to enable us to picture just how inefficient and unsustainable fossil fuels are - inefficient in terms of the conversion of the original solar energy to fossil fuels. Fortunately, it is much more efficient to use modern energy sources like wind and solar. As the reasons keep piling up to switch away from fossil fuels, it is important that we develop these modern power sources as quickly as possible."

What about modern plant biomass?

Unlike the inefficiency of converting ancient plants to oil, natural gas and coal, modern plant "biomass" can provide energy more efficiently, either by burning it or converting into fuels like ethanol. So Dukes analyzed how much modern plant matter it would take to replace society's current consumption of fossil fuels.

He began with a United Nations estimate that the total energy content of all coal, oil and natural gas used worldwide in 1997 equaled 315,271 million billion joules (a unit of energy). He divided that by the typical value of heat produced when wood is burned: 20,000 joules per gram of dry wood. The result is that fossil fuel consumption in 1997 equaled the energy in 15.8 trillion kilograms of wood. Dukes multiplied that by 45 percent - the proportion of carbon in plant material - to calculate that fossil fuel consumption in 1997 equaled the energy in 7.1 trillion kilograms of carbon in plant matter.

Studies have estimated that all land plants today contain 56.4 trillion kilograms of carbon, but only 56 percent of that is above ground and could be harvested. So excluding roots, land plants thus contain 56 percent times 56.4, or 31.6 trillion kilograms of carbon.

Dukes then divided the 1997 fossil fuel use equivalent of 7.1 trillion kilograms of carbon in plant matter by 31.6 trillion kilograms now available in plants. He found we would need to harvest 22 percent of all land plants just to equal the fossil fuel energy used in 1997 - about a 50 percent increase over the amount of plants now removed or paved over each year.

"Relying totally on biomass for our power - using crop residues and quick-growing forests as fuel sources - would force us to dedicate a huge part of the landscape to growing these fuels," Dukes says. "It would have major environmental consequences. We would have to choose between our rain forests and our vehicles and appliances. Biomass burning can be part of the solution if we use agricultural wastes, but other technologies have to be a major part of the solution as well - things like wind and solar power."

University of Utah Public Relations
201 S Presidents Circle, Room 308
Salt Lake City, Utah 84112-9017
(801) 581-6773 fax: 585-3350
www.utah.edu/unews

Descargo de responsabilidad: AAAS y EurekAlert! ¡no somos responsables de la precisión de los comunicados de prensa publicados en EurekAlert! por las instituciones contribuyentes o para el uso de cualquier información a través del sistema EurekAlert.


  • This document and 3 million+ documents and flashcards
  • High quality study guides, lecture notes, practice exams
  • Course Packets handpicked by editors offering a comprehensive review of your courses
  • Better Grades Guaranteed

BIO 152 1st Edition Outline of Last Lecture Lecture 6 Basic Principles a Morphogens Two Models for Control a Hierarchical Segmentation Outline of Current Lecture Hox Genes 2R hypothesis Pax 6 Genes b Combinatorial Floral Morphology ABC hypothesis Current Lecture These notes represent a detailed interpretation of the professor s lecture GradeBuddy is best used as a supplement to your own notes not as a substitute First exam is 2 11 at 7 pm Two models for developmental control Hierarchical Combinatorial Hierarchical review Clicker Question Put the genes in proper hierarchical order for embryo development maternal genes gap genes tell us about major body portions pair rule genes every other segment would say that the first segment is 1 the third is 3 and so on segment polarity genes say that one side of segment 1 is the front part anterior and the other side is the back posterior hox genes tells what specific body part belongs where Hox Genes TF s that regulate gene expression in the embryo determine much of how a body looks specify what each of the particular segments are going to become what part of the thorax they are they re situated in the order that they re going to be expressed in the organism Clicker Question Humans use similar genes to control embryo development but in vertebrates there are 4 separate clusters of hox genes A D How could this vertebrate lineage have happened Answer There were two genome duplication effects early in vertebrate history more genes may have been necessary as organisms become more complex however the composition of the body did not come before the development of the genes organisms don t make mutations in order to accomplish something Vertebrate Conservation of Hox the 2R hypothesis 2 rounds of duplication genes were doubled once then those clusters were doubled again genes were the same but one cluster could mutate and develop new functions if you have 4 sets the first one maintains its integrity but the others can now mutate to allow new tasks to be taken on this explains what we see in the genome it is only a hypothesis because it can t be proved but it is difficult to refute each hox gene is a gene that turns on a transcription factor they re synchronized in the sense that different ones can handle development on different ends of the embryo Pax 6 Gene not a homeobox gene but does contain a similar sequence protein sequence acts as a transcription factor highly conserved through evolution there has been little change in the sequence identical for mice and humans ex when it is knocked out in mice it results in an eyeless mouse works in the same way for fruit flies Clicker Question If you express mouse pax 6 ectopically at wrong time and place in the fruit fly after knocking out fly pax 6 you get a fly eye instead of an antenna Why the fly cells can respond to the mouse pax 6 because pax 6 is just a transcription factor that says make an eye stem cells in the embryo are pluripotent can become either eyes or antennae at embryonic level the cells need to be able to become either an antenna or an eye this is all happening when organism is in the embryonic stage the cells have fly DNA so they make fly eyes Combinatorial less well conserved outside of plants flowers leaves develop from top of the plant apical meristem genes control what organs develop leaves flower etc Floral Morphology carpal where egg cells get formed sepals small leaf like structures at the base stamen ultimately grows the pollen male part these all grow in whorls surrounding the central axis of the flower ABC Hypothesis for genetic control of flower formation 3 types of genes A B C when C is expressed carpal female part B C expressed stamen male part A B expressed petals A represses C and vice versa Clicker Question What would the flower look like if you ectopically expressed B function genes in all the whorls two whorls of petals and 2 whorls of stamen A and C are still being expressed normally but B is being expressed the whole time B always happening A happening in 2 whorls A B petals C happening in 2 whorls B C stamen Clicker Question What would the flower look like if you knocked out the A function genes Whorls 1 4 would be carpals 2 3 would be stamen if A is knocked out then C takes its place so instead of A alone producing sepals it would be C alone producing carpals instead of A B producing petals it would be C B producing stamen and it would be normal for the other two C whorls


Climax community

Ecologists refer to the final, highest stage of ecological development in an area as the area's climax community. That terms refers to a relatively stable community that is environmentally balanced. Climax communities are more a theoretical than a real concept. Certainly it is possible to recognize in old-growth communities areas that change relatively slowly compared to the earlier, more dynamic stages of succession.

However, change in ecological communities is a universal phenomenon. Thus, even the climax state cannot be regarded as static.

For example, even in old-growth communities succession on a small scale is always occurring. That succession may involve the death of individual trees and the growth of new ones. As environmental conditions change, even climax communities themselves continue to evolve.



Comentarios:

  1. Beth

    Ahora todo se ha vuelto claro, muchas gracias por la explicación.

  2. Seiji

    Creo que estabas equivocado. Estoy seguro. soy capaz de demostrarlo. Escríbeme por MP, te habla.

  3. Tolan

    Las propiedades hojas



Escribe un mensaje